viernes, 4 de septiembre de 2009

Emoción incontenible

... la que siento cuando veo los castings de "Fama, a bailar". De cada 10 participantes, 8 dicen que el baile es su vida, que bailan desde los cuatro años, que se han estado preparando para este momento toda la vida, y que si no entran, morirán de pena.

No me imagino a una persona que hace una entrevista para entrar de cajera/o en el Mercadona diciendo: "El cajerismo es mi vida. Tengo un lector de códigos de barras de juguete desde los cuatro años. Me he estado preparando para este momento toda la vida. Si no me contratan, no se qué voy a hacer." Yo a ésta/e no la/o cogía a no ser que me asegure que tiene nivel medio-alto de inglés, que seguro que lo tiene. Porque en España no hay curriculum que no tenga "Inglés: Nivel medio-alto". Cuando todos sabemos el inglés que se habla en España. Y si no, que le pregunten a Zapatero. O a Aznar. O a Jesús Gil. O a Franco. O a... ¡Uf!, que grandes políticos y dictadores hemos tenido en España. Gente culta.

En fin, suerte que para bailar no necesito el inglés. Voy a seguir preparándome para el casting del próximo año. Esta vez no pudo ser. Y eso que me preparé la frase bien: "Señor, el baile es mi vida..."

Suerte que entodavía quedemos algunos que pensemos en las cosas importantes de la vida. Perdón por el batiburrillo.

9 comentarios:

arya dijo...

El error es de nuestra generación, que nos creemos que el trabajo ha de servir para realizarnos, para sentirnos queridos, valorados. El trabajo no es ni más ni menos un intercambio de dinero por tiempo. Yo tengo una vida suficientemente rica como para no depender del trabajo para realizarme, ni para hacer amigos, ni para sentirme querida.
Que sean cajeros a media jornada, y bailen por las tardes :-)

albatros dijo...

:)

No había pensado en el tema del "cajerismo" a media jornada. El problema es que luego la gente quiere ir a esquiar, tener una hipoteca de 1500 euros/mes, viajar al Caribe en verano y a los Alpes en invierno, tunearse el coche nuevo, etc.

Don Luis dijo...

Yo le entiendo mejor que nadie ya que le he visto bailar sr Albatros. Pero el resquemor no es buena respuesta para nada.

albatros dijo...

:D

Aquello no era baile Don Luis, era expresión corporal en repulsión a la música. Entiendo que debía ser difícil no retirar la vista. Pero debemos mantenernos firmes ante el enemigo. Claramenete.

Anónimo dijo...

Me ha encantado este post. Porque te has ido cagando en varias cosas in crescendo y lo has redactado de una manera magistral. Jaja.
Ahora analizo el contenido y te doy todísima la razón.
Aunque creo que es cierto eso de que los chavales de Fama están muy emocionados y piensan que realmente el baile es su vida. Lo que me fastidia es ver que si realmente es así podrían currárselo más y la pasta que invierten en piercings, tatuajes y rastas podría ir hacia una escuela de danza.
Acabo de leer de reojillo la frase de Arya: que sean cajeros a media jornada... xDDD Ahora voy a leerlo entero que promete.

Anónimo dijo...

JAAAAA QUÉ BUENO LO DEL RESQUEMOR DE DON LUIS. XD

albatros dijo...

Lo que Don Luis no ha contado es que en su "mejor paso", en el momento cumbre de su (no voy a negarlo) magistral carrera bailotesca, sus gafas salieron volando. Eso a mí, no me pasará, porque me muevo menos que los ojos de Espinete.

Don Luis dijo...

Eso que dice vd sr Albatros es incierto.
Al menos yo no vi nada.

albatros dijo...

ja ja ja