jueves, 27 de diciembre de 2007

TEATRO: El llibertí


Miedo me da que se puedan sacar conclusiones superficiales de esta obra. Porque no es difícil creo, si te quedas en la primera impresión. Si no dejas que te impregne. Pero si vas un poco, no mucho más allá, ves preguntas. Preguntas que no se responden, pero que se ejemplifican en la propia obra.

Es fácil ver cierto paralelismo con El banquete (o del amor), de Platón. A veces, intentando teorizar sobre algo, lo llevamos a la realidad de manera totalmente diferente a lo que pensábamos. Y así, la búsqueda del significado de una sola palabra da para horas y horas de debate (o como mínimo, para dos horas de teatro). Bendita dialéctica.

Joan Lluís Bozzo (¡y no Juan Luis!) dirige a seis buenos actores. Bozzo suele acertar con sus elecciones, tanto respecto a obras como a protagonistas. Así, en El llibertí (El libertino), el filósofo Diderot recibe el encargo de escribir un artículo para la enciclopedia sobre La moral. Intentando cumplir con su cometido, Diderot trata con hasta cuatro mujeres, su mujer, una pintora, su hija y la joven hija de un amigo, que le hacen ir replanteándose constantemente el artículo. Lucha de sexos y lucha de la razón contra la razón. Diversión y reflexión, todo en uno. ¿Qué más quieres?

Conclusión: Buscando en el diccionario, la moral se define como "Ciencia que trata del bien en general, y de las acciones humanas en orden a su bondad o malicia".

Nota: A

jueves, 20 de diciembre de 2007

CINE:Soy leyenda


Cuando te vas a levantar de tu butaca y oyes, un par de filas más atrás "pos ha estao güapa!", inmediatamente se te hace difícil compartir opinión. No sé si por ese toque snob que no podemos evitar tener casi todos, o simplemente porque contrasta con lo que has visto.

La película, no lo voy a negar, entretiene, aunque es inevitable que recuerde a otras. Pero claro, cuando es un remake de un remake de un libro, o una adaptación de un comic basado en un libro, te preguntas si es necesaria. Muchas veces, lo que hace necesaria a una película como esta son sus efectos especiales, porque seguro que lo hacía mejor Vincent Price en The last man on Earth o Charlton Heston en El último hombre... vivo (conste que no son exactamente iguales).

A parte, tiene esos ticks de la mayoría de películas de terror y de acción de hoy en día: perforarte los tímpanos constantemente. Por favor, si quieren asustarnos, háganlo con imaginación, no con volumen.

Conclusión: No apta para cardíacos ni personas con problema de oído.

Nota: C+

sábado, 15 de diciembre de 2007

VIAJE: Fuerteventura y Lanzarote


Aprovechando que me quedaban unos días de vacaciones de este año, y para que no caducasen, pensé en pasar un poco de calor. Así que, avión y diez días a Fuerteventura. No está mal. Una de las mecas del windsurf. La cosa se presentaba tentadora.

Y claro, ya que estábamos allí, una visita a Lanzarote era casi obligada, así que, ferry, y un par de días de volcanes y pueblos blanquecinos. Precioso. Enhorabuena a los lanzaroteños. Muy recomendable, la verdad.

En Fuerteventura, largas dunas de arena (lo normal, ¿no?), palmeras, y mucho viento. Claro, por eso se debe llamar Fuerteventura. A barlovento (costa este de la isla) olas gigantes (de hasta seis metros hubo esta semana), para hacer las delicias de surferos y 'bodyboarderos'. A sotavento, fuertes vientos pero con menos oleaje por la protección de la propia isla, para disfrute de windsurferos. Allí, en la playa del mismo nombre, se hizo en verano (cuando hace más viento) el campeonato del mundo de windsurf.

Respecto a los precios, hay de todo. La gasolina está a precio de agua. Sí, sí, oyen bien. A unos 80 céntimos de euro el litro. Pero en cambio, la fruta y verdura por las nubes. En fin, el mundo al revés. Además, la gran mayoría de gente que encontramos eran jubilados alemanes. Incluso encontramos que en ciertos bares/restaurantes sólo ofrecían la carta en el idioma germano. De hecho, muchas tiendas eran regentadas por estos. Sí, lo cierto es que parecía ligeramente la Mallorca del Atlántico.

Es fácil descubrirse mirando las dunas, los volcanes, las playas de aguas azul turquesa. Visualmente impacta, como mínimo hasta que te acostumbras a estos desérticos paisajes. Paisajes que relajan.

Y para relajarse, como no, unos ratitos de playa. En una isla donde no hay playas nudistas, pues, todas las playas se convierten en nudistas. Creo que los vendedores de bañadores no se ganan muy bien la vida en Fuerteventura. Mejor dedicarse a la venta de crema solar.

O, ¿por qué no?, ¡al Windsurf! Porque en Fuerteventura hay gente que vive de ello. Y bastante gente. ¡Qué envidia! Estuvimos practicando durante cinco días. Aunque sólo había fuerza 3, para practicar técnica ya está bien. En fin, tendremos que volver en otra época, cuando haya un poco más de viento, a ver si podemos planear un poco.

Conclusiones:
- Tiene zonas demasiado masificadas
- Fruta y verdura cara
+ Impacto visual para aquell@s acostumbrados a ver cemento, ladrillo y algún bosque de vez en cuando.
+ Nudismo a doquier
+ Windsurf ¡a muerte!
+ Gasolina barata

¡Ah!, por si os lo preguntáis, los de la foto, ¡SÍ!, somos nosotros. ;)

lunes, 3 de diciembre de 2007

CINE: Saw IV


Si segundas partes nunca fueron buenas,... Claro que, como se dice en esa gran metapelícula de terror, Scream 2, "El padrino 2 es mejor que El padrino". Por tanto, ¿por qué no va a ser buena una segunda, tercera o incluso cuarta parte? Estaba pensando en películas de terror con buenas segundas partes. ¿Qué les parece Aliens? No se, pensaré en ello y quizás haga una entrada sobre el tema.

La cuestión es que Saw presenta una idea un poco cruda (creo que esta palabra, !la he clavado! (y este comentario, también)). Jigsaw es un asesino en serie que realmente no asesina, sinó cura. Secuestra a gente que no respeta su vida o la de los demás y les pone a prueba contra ellos mismos. Les permite "salvarse". Pero, para salvarse, tienen que sacrificarse.

La primera entrega de la saga, en mi opinión, es una gran película. Además, un éxito en taquilla, igual que la segunda y la tercera. Y de ahí la cuarta parte. Creo que son películas bien pensadas, que te consiguen sorprender. Que consiguen que retires la vista de la pantalla. Que vivas lo que viven sus protagonistas. Que digas "¡no puede ser!".

No fui al cine con muchas expectativas, porque pensaba que ya no había nada que inventar. Pero resulta que una vez más, van y me sorprenden. Además, intentan justificar la actitud de Jigsaw, cosa que no habían hecho hasta ahora. En fin, a ver qué idean para la quinta. Porque señor@s, por la gloria que va a haber quinta. Mientra tenga tirón... Y yo, ¡iré a verla!, si Dios y Jigsaw quieren.

Conclusión: Sean buen@s. Nunca se sabe si Jigsaw les observa.

Nota: B (bastante entretenida, siempre y cuando no les de asco la sangre. Si no, no vayan).

jueves, 22 de noviembre de 2007

CINE: Promesas del Este


Desde que hace bastantes años vi Inseparables, he intentado evitar perderme cualquier propuesta de David Cronenberg. Así, por si no lo sabían (o recordaban), el señor Cronenberg ha dirigido grandes películas que todos conocen. Bueno, si no grandes, como mínimo, películas para el recuerdo. Entre ellas, Viernes 13 (la primera parte) y La mosca (la primera parte). Pero hay otras, bastante mejores, que posiblemente no les suenen tanto. Entre ellas, Videodrome o Scanners. Aunque todas estas para mí, no están a la altura de la primera, sus últimas dos cintas (Una historia de violencia y Promesas del Este) son muy buenas. Un poco violentas, sí. Pero buenas.

Esta vez la historia sucede en Londres. Un Londres poco fashion, donde viven familias inmigrantes del este de Europa, principalmente de la antigua URSS. Allí se encuentran las mafias y gente que ha llegado a occidente con la ilusión de cambiar su vida. Una de estas últimas, a punto de dar a luz, muere dejando un diario, en ruso, que llevará a la protagonista a buscar información de la familia del bebé. Y hasta aquí puedo leer.

Los actores están muy bien elegidos. Muy creíbles. Las secuencias, algunas de bastante dureza, hacen bastante creíble la historia. Así, una vez más, Cronenberg consigue hacer una película a la vieja usanza. Con una pequeña historia que va abriendo progresivamente onda expansiva hasta sorprendernos.

Conclusión: Seguiré siguiendo a Cronenberg. Por ahora, no me defrauda.

Nota: A (aunque está más bien entre A y B. Sobra alguna escena "típica americana")

lunes, 19 de noviembre de 2007

Lección

Los últimos fines de semana, he tenido la suerte de poder asistir a los actos de graduación de la UOC (Universitat Oberta de Catalunya) en Barcelona y Madrid respectivamente. Este tipo de actos suelen ser bastante aburridos. Recomendables incluso para cardíacos. Normalmente suelen servir para que unos cuantos padres y madres se sientan orgullosos de sus hij@s.

Siempre nos han dicho que los niños imitan a sus padres. No es siempre así, pero sí a menudo. Así, si unos leen, los otros también, si unos dicen malas palabras, los otros también, si unos lo uno, los otros,... también.

Los graduados y estudiantes UOC, como la propia universidad (virtual, a distancia) tienen ciertas características especiales. No son estudiantes normales. Aproximadamente un 99% de ellos trabajan (a jornada completa). Y por si fuera poco, son padres y madres de familia. Háganse una idea del tiempo que pueden dedicarle al estudio.

Me cuesta borrar de mi mente las caras de felicidad de los graduados recogiendo sus diplomas. Perdón. SUS diplomas. Porque se los han ganado. Sin duda. Como bien dijo la graduada que hizo el discurso en Madrid, los estudiantes de la UOC son "ladrones de momentos". Porque cada momento que dedican al estudio, se lo roban a sus familias. Por esto, emociona más. Emociona más ver que cuando recogen SU diploma giran la mirada, hacia el público, donde sus hijos reciben una gran lección. Una lección que jamás olvidarán. Nunca jamás.

jueves, 15 de noviembre de 2007

CINE: Supersalidos


Yo nunca iría a ver una película con ese título. Bueno, quizás sí. De hecho, no me la podría perder por nada del mundo. ¿Por qué? Pues eso mismo me pregunto yo. Pero claro, si voy a ver Bats, Rústicos en dinerolandia o incluso Independence day, por qué no Supersalidos. En fin, sólo voy a poner una excusa (no creible) más: lo hago para evitarles a ustedes el error.

De todos modos, quizás lo haya soñado pero juraría que había leído que estábamos ante una película interesante. Sí, no se si era en una crítica de Cándida, para Gomaespuma, o un simple comentario del "Pozí". Pero les juro que si no, lo he soñado. El hecho es que a parte, al estar restringida para mayores de 18 pensé que no sería una película "para adolescentes". En fin, no hay excusa que valga.

Los 15 primeros minutos estuvimos debatiendo con mis compañer@s si nos cambiábamos de la sala o no. La película era un cúmulo de insultos, palabrotas y "absurdeces" que no entendíamos o que no nos hacían la más mínima gracia. Realmente estuvimos a punto de irnos.

Pero a partir de un cierto momento, del cero más absoluto se pasa a un 3 o incluso 4, gracias a la aparición de la policía. Estos tienen algunos sketches graciosos y el tono de la película sube un poco. Repito, un poco.

En fin, voy a buscar al crítico que la recomendaba para ponerlo en mi lista negra (aunque quizás, a quien debería poner es a mi mism@).

Conclusión: Mala, mala, pero no tan mala como para llegar a ser película de culto.

Nota: C- (me sabe mal poner una D, por los policías)

lunes, 12 de noviembre de 2007

¿Vivimos en una república bananera?

¿Realmente somos tan egoistas como parecemos? Parece que saturno (ni el dios romano ni el planeta, el blogger) ha dado con una posible respuesta. O más bien, un indicio. En su primera entrada nos presenta a l@s NIMBYs, y a l@s BANANAs o bananer@s. Estas palabras definen a tod@s aquell@s que no son capaces de aceptar la construcciones de infraestructuras cerca de su casa. Así, l@s NIMBYs (Not In My Back Yard = No en mi jardín trasero) son l@s que luchan contra estas, si se proyectan cerca de sus casas, mientras que l@s BANANA (Build Absolutely Nothing Anywhere Near Anyone = No construyan nada cerca de nadie) son antitodo.

Si les interesa el tema, dense una vuelta por la República bananera.

Discúlpenme, tengo que dejarles. Esta tarde tengo manifestación a favor del paso del AVE por el litoral, luego contra el cuarto cinturón, y finalmente, iré a cortar la ronda para que no hagan la narcosala en el Valle Hebrón. Si es que estos políticos no tienen respeto ni por las obras de arte, ni por la naturaleza, ni por, por... pos ¡eso! Siesquesque...

viernes, 2 de noviembre de 2007

La cosa está mu malamente

No me gusta ser catastrofista. Pero las señales no dejan lugar a duda. No se alarmen. Bueno, mejor dicho, ¡sí se alarmen! Permítame mi Amigo Luís que use una de sus expresiones más celebradas como título, ya que creo que nos viene al pelo. Por que la cosa no está mala. Está ¡mu malamente!

Yo, me defino como persona positiva, pero esta vez las señales, insisto, son claras. Recuerden al señor Mariano Rajoy definiendo el problema del Prestige: "son sólo unos hilitos de plastilina". Todos lo vimos. Este hombre es un visionario.

Unos años después, uno de sus colegas, dejaba claro a todo un país: "el régimen irakí tiene armas de destrucción masiva".

Y qué decir de los días posteriores a aquel maldito 11 de Marzo. Acebes daba toda una lección de clarividencia: "la banda terrorista ETA es la principal linea de investigación...".

Y otros.

Pero lo que me preocupa es que el señor Rajoy ha vuelto. Y no ha vuelto sólo. Esta vez está aquí él, su primo y diez científicos más. Y ha vuelto fuerte: "no podemos considerar el problema del medio ambiente como el gran problema mundial".

Señoras, señores, agárrense fuerte, que esto se acaba. Recen lo que sepan. "Jesusito de mi vida. Tú eres niñ@ como yo..." :)

martes, 30 de octubre de 2007

¿Alcohol, drogas o combo?

Disculpen si me hago repetitiv@ pero hay cosas que me hacen hervir la sangre. :(

Me ha parecido oír este fin de semana que se ha hecho una prueba piloto en un par de provincias de España: A parte de la ya conocida prueba de alcoholemia, se hizo a algunos conductores, la prueba de la "drogolemia". Dicen que, aproximadamente, uno de cada diez daban positivo al test. O sea, que las carreteras tienen un 10% de conductores que conducen drogados. No hablemos de los bebidos, ni de los del "combo" o "bonus".

Pero claro, estos tests, digo yo, deben ser binarios y por lo tanto, no deben dar datos sobre cantidades, etc. O tomas drogas, o no las tomas. Si realmente, la justicia se pone dura (con perdón) tal como ha amenazado hacer, creo que a muchos se les ha acabado la fiesta. Porque claro, dejar de mezclar drogas, alcohol y volante para no matar a alguien, no lo harán. Ell@s controlan. Pero eso sí, por no pagar una multa, por no perder el carné o incluso por no ir a la cárcel, entonces, pueden hacer un esfuerzo. ¿Es eso lo único que entienden? Creo que sí, por desgracia.

Pues bien, lo siento mucho, señor@s, pero espero que se les haya acabado la fiesta. Y nunca mejor dicho. Porque esta gente (me muerdo la lengua) no sabe divertirse si sus cuatro neuronas no están tocadas por el alcohol o las drogas. Nada, que se queden en casita y a lo mejor hasta puede que lean algo interesante.

Apasarlobien. Cuídense.

domingo, 21 de octubre de 2007

ja-ja-ja-milton!!!

Disculpen el titular digno de un profesional de la prensa... ¿de qué color es la prensa deportiva? Porque, realmente no creo que en la facultad les hayan enseñado a hacer juegos de palabras tan logrados. Pero en fin, ese no es el tema de hoy.

El tema de hoy está relacionado con el circo, con el gran circo de la fórmula uno (F1). Sí, porque realmente es como un circo. Pero un circo donde todo parece mentira. Nada, nada parece verdad. O quizás sí. Quizás me equivoco y la F1 es un deporte. Yo siempre lo he dudado, pero viendo lo que dice la Real Academia Española de la Lengua, en su primera acepción, deporte es la actividad física, ejercida como juego o competición, cuya práctica supone entrenamiento y sujeción a normas. ¿Actividad física?, bueeeeno, ¿juego?, no, ¿competición?, supongo que se refiere a los entrenamientos para la pole, porque la carrera es más bien puro "aburrimiento" (opino), ¿entrenamiento?, lo dicho, ¿normas?, bueno, supongo que se refiere a normas iguales para todos y todo eso. Pues la verdad, es que no se.

No entiendo mucho de F1, pero lo que sí tengo claro es lo siguiente:

1.- Si consigues la pole, ganas la carrera. Esta norma se rompe cuando tu compañero de equipo es el que opta al título. En ese caso, disimuladamente, debes dejarle pasar. Como por ejemplo, esta temporada lo hacían con Raikkonen y Alonso. O era sólo Raikkonen.

2.- Si tienes un coche mejor que el resto, ganas la carrera. Esta norma se rompe cuando pasas más rato en la hierba que en el asfalto. Claro, es un deporte que no está mucho por el tema del Medio Ambiente, y penaliza salir a la hierba. Es que es un poco faltar el respeto después del dineral que se gastan en alquitrán.

3.- Los aficionados a la F1 van, si son finlandeses, con Raikkonen, si son italianos, con Ferrari (este no es un piloto, sino una escudería), y si son españoles, con Alonso. Bueno, la verdad es que si son españoles, no van con Alonso, van contra Hamilton. Porque debemos reconocer que Hamilton ha conseguido poner de acuerdo a todos los españoles, cosa que no se conseguía desde... la verdad es que no recuerdo desde cuándo.

En fin, la verdad es que hoy los finlandeses deben estar borrachos (cosa que no sale de lo corriente) celebrando el regalo que les han hecho Hamilton, Alonso y especialmente Ron Dennis. Que bonito es dar sin esperar nada a cambio.

Kiitos!

jueves, 18 de octubre de 2007

¡Ah!, ¡Haber elegido muerte!

Dice un chiste (bastante absurdo, conste):

Va uno y le dice a otro: "¿Qué prefieres? ¿Susto o muerte?"
Y el otro contesta: "Susto"
A lo que el primero responde, gritando: "¡Uh!"
Y el amigo asustado, dice "¡Ui!, me has asustado"
Y el otro contesta "¡Ay!, ¡Haber elegido muerte!"

Permítanme un comentario más bien cortito al respecto. Es sencillamente algo que no alcanzo a entender. Espero no ser políticamente incorrecto. Nada más lejos de mi intención. Conste. Quizás alguien pueda aclarármelo. Se lo agradecería.

Verán, siempre he oído que en la cárcel se le hace la vida imposible a policías (o más bien, expolicías) y a violadores. Puedo comprender lo primero por la rabia acumulada de los "malos" hacia los "buenos". Pero lo segundo no lo veo claro. Parece ser que la razón por la que los violadores necesitan protección estando entre rejas, es porque el resto de reclusos tienen madres, hermanas, parejas e hijas. Y claro, podrían éstas ser objeto de una violación. Cosa que les debe aterrar.

Hasta aquí, puedo comprenderlo, porque realmente, es un acto terrible. Algo que seguro que no olvidas nunca. Pero, lo que no comprendo es que los que cumplen condena por asesinato, no séan tratados del mismo modo. ¿Y los culpables de violencia de género? ¿No matan y pegan estos a madres, hermanas, parejas e hijas?

¿Cuál es el ranking de maldad en la cárcel? No lo entiendo, disculpen. Insisto.

domingo, 14 de octubre de 2007

CINE: El orfanato (y no el horfanato)


¡Tranquil@s!, no voy a desvelar nada. Nada de nada. Ya saben que no soy amig@ de spoilers (Lo siento, spoilers). Pero, permítanme unos comentarios generales sobre la película. Unas sensaciones.

Primero, un desastre de cine. Sí, tranquil@s, desastre de cine, no de película. Cuando acaban los 20 minutos de anuncios (nota mental: hacer un día una entrada sobre el porqué de la existencia de estos en el cine), nos dejan la luz encendida. Cosa fantástica para ver una cinta de miedo/terror/tensión. Nos alargan la imagen. Nos la desenfocan y por si fuera poco, se va parando intermitentemente. Así, los tres primeros minutos de la película. Habiendo visto Death Proof, pueden pensar que está hecho adrede, pero creo que no. Seguro que no. Evidentemente, la gente empieza a silbar y a quejarse. ¡Qué desconsiderados! El pobre operario que seguro que entraba en la fase profunda del sueño va y se despierta. Eso sí, como venganza, de rebobinar nada. ¡Ale!, ahí la tenéis.

Bueno, como la gente tenía muchas ganas de verla, rápido nos olvidamos de lo sucedido. Paciencia y a disfrutar. O a sufrir, claro. Porque, ¿cuál es el objetivo de una película de este tipo? Sufrir, ¿no?

Si bien no me atrevo a opinar sobre otros tipos de arte o incluso de ciertos géneros cinematográficos, creo que he visto unas cuantas de miedo y puedo como mínimo, compararlas. El orfanato es la ópera prima de Juan Antonio Bayona. Supongo que ya saben que la protagonista es Belén Rueda, la cual hace un papelón. En mi opinión, muy creíble. Mucho. Y aunque puede recordar a otras películas del género, creo que la combinación de historia/tensión/sustos está muy bien conseguida.

Hacía tiempo que no veía a los espectadores de una película pasándolo tan mal. Quizás desde Armageddon, o quizás fue Independence day (no recuerdo cuál es posterior). ¡Sí señor! Chapeau al señor Bayona, que consigue lo que pretende: asustarnos, ponernos los pelos de punta, etc. Muchas gracias.

Conclusión: ¿Y si Bayona fuese un nuevo Amenabar? Sí, ¡por favor!

Nota: A (si te gusta que te asusten, claro. Si no, ni se te ocurra.)

lunes, 8 de octubre de 2007

Con trastes

Estuve la semana pasada en el país de la libertad. De la libertad de "quítense los zapatos, cinturón, cadenas, pulseras; saquen todos los aparatos electrónicos; depositen sus botellas de agua en la papelera; y por favor pasen a la derecha, que les registrarán". El país donde se te permite comprar un arma de fuego en un supermercado. Eso sí, conste que antes de entrar, firmas un papel por el que te comprometes a no atentar contra el presidente.

Me subo en el coche de alquiler y no soy capaz de arrancar. ¡Trata de arrancarlo, Carlos, trata de arrancarlo! Un compañero de parking me comenta que hay que pisar el freno para desbloquear el cambio automático.

Llego al hotel, aparco y, ¡vaya! la llave no sale del contacto. Llevo el coche hasta la puerta y lo dejo, con las llaves puestas y con miedo de que me lo roben. ¡Noche perfecta! La recepcionista, una mujer unos 30 años mayor que yo, me explica que hay que hacer presión con la llave hacia el contacto para liberarla. Gracias. Creo que tengo bastante. Me voy a dormir. ¡Ah!, descubro una última cosa: En este coche, el freno de mano, se activa con el pie. Poético, ¿eh?

A partir de aquí, poco queda por contar: gran cama, grandes desayunos, gran congreso (4 días, ni más ni menos), grandes comidas, grandes calles, grandes platos, grandes precios, grandes personas, personas grandes,...

jueves, 4 de octubre de 2007

CINE: En la ciudad de Sylvia


Aunque posiblemente prescindible, esta es una película diferente. Y como casi todo lo diferente, llama la atención. Llama tanto la atención que nada más acabar, la mitad de los espectadores salieron medio corriendo medio indignados. ¡Vaya caras! Pero, ¿por que?

José Luis Guerín me enamoraba hace seis años con En construcción, película/documental que mostraba pequeñas historias reales alrededor de la reconstrucción del barrio barcelonés del Rabal. Lo especial de esta película era, como he dicho, que dichas historias eran reales (no de realeza, sino de realidad). Si no la han visto, no lo duden, ¡háganlo!, por favor.

Seis años después, ni más ni menos, el bueno de José Luis nos regala una película con aproximadamente unos cuatro diálogos. No está mal, seis años para un guión de cuatro diálogos (o quizás eran tres, sin exagerar). Esto es lo que indigna a la gente. El problema de una película tan poco explícita es que requiere imaginación. Y eso creo que es lo que pretende Guerín.

Si en En construcción nos sentíamos un poco testigos de lo que le sucedía a unas cuantas personas, en En la ciudad de Sylvia, yendo más allá, es inevitable sentirse un voyeur. Así pues, te introduces en la mente del protagonista y no dejas de observar, mirar, espiar, etc. Bueno, creo que si sigo escribiendo la voy a explicar entera, que no es difícil.

Conclusión: A aquell@s que decidan ir a verla, tendrán una orgía de imágenes y sonidos. Vayan a disfrutar de algo distinto, no de un guión, no de una película. Más bien, de una experiencia. Luego, juzguen.

Nota: B (porque no existe A-)

martes, 18 de septiembre de 2007

ÓPERA: Norma


Hace unos meses tuve mi primera experiencia con un género musical que sólo conocía de oídas. Quizás por desgracia, quizás no, el bel canto no llega a todos, o como mínimo, eso parece. No se si la oferta no es suficiente o simplemente la gente prefiere las artes un poco más terrenales, quizás un poco más accesibles, y la oferta, ya vale.

Iba yo pues al maravilloso Liceu de Barcelona, a ver una obra recomendada por alguien con un poco más de experiencia en el tema. Aunque autodeclarado inexperto, tod@s merecemos una oportunidad. Norma era una obra en principio "fácil" de disfrutar (por un/a novat@), no extremadamente larga (por si se hacía pesada). En fin, un blockbuster, digamos.
Supongo que sería muy fácil decir de una obra que lleva representándose años y años y años, que es una maravilla. La verdad es que si no sabes de algo, lo mejor es opinar como los que saben. Así, no te llevas un "corte". Pero yo no voy a juzgar la obra. Sólo les hablaré de mis impresiones.

Comienza la obra y yo, no lo voy a negar, estaba emocionado y a la vez deseando disfrutar. Claro, ¡imaginen ustedes que no me gusta! Y ¿qué digo? entonces. En fin, primeros compases de la orquesta. Me gusta, pero eso ya lo sabía. La música de orquesta en directo es uno de esos grandes placeres que no se puede explicar. Entonces, como un instrumento más, pero no como otro instrumento más, se escucha una voz. En ese momento se me pusieron los pelos de punta. Si bien hay instrumentos que me gustan más que otros, en una orquesta, la sensación que da escuchar una voz (en directo) es impresionante. Bueno, como mínimo, para mí. Pruébenlo. Pruébenlo. Para mí, esto fue más que suficiente: disfrutar de la novedad. Aunque me gustaron otras cosas, esta sensación fue con la que me quedé. Una sensación sensacional.

No voy a hablar de los intérpretes, ni de la orquesta, ni de la puesta en escena, ni de la historia. Porque no tengo nada con qué comparar. Lo único que puedo compartir con ustedes, siendo lo más objetivamente subjetiv@ y sin inventarme nada son mis sensaciones. Así que aquí las tienen.

Conclusión: Extremadamente recomendable. Prometo repetir y mantenerles informad@s.

Nota: A (noche mágica)

viernes, 14 de septiembre de 2007

Top secret

En la película 12 monos, se nos hablaba del síndrome de Cassandra, basado en una historia de la mitología griega. A Cassandra le fue concedido el don de predecir el futuro, junto a la maldición de no ser creida. Así, el síndrome de Cassandra se le diagnostica hoy en día, a gente que insiste en conocer el futuro y constantemente vaticina desgracias.

Cuando alguien te confía un secreto, en cierto modo, te provee de un don. Sabes algo que nadie más conoce. A primera vista, parece que sea un regalo, un tesoro. Pero realmente es una maldición. No hay nada peor que un secreto. Si bien parece que el ser humano (en general) gusta de poseer lo que otros no poseen, esto sólo se llega a disfrutar si aquellos son conscientes de ello (recuerden el chiste del náufrago y Claudia Schiffer). Así pues, la gracia de un secreto es, a parte de la confianza mostrada por el confidente (valga la redundancia), que sólo lo posees tú . Y la desgracia, es que no puedes decirle a nadie que lo tienes, ya que perdería su naturaleza de secreto.

Así pues, como a Cassandra, cuando te confían un secreto, te aportan un don y a su vez una maldición. Y por esto, a veces me pregunto ¿quién quiere un secreto?

jueves, 6 de septiembre de 2007

Ancestral instinto

Ya sea a pie, ya sea en coche, ¿no les ha pasado nunca que han visto un accidente y alrededor un numeroso grupo de personas haciendo nosequé? No me digan que no, porque no me lo voy a creer.

Vas por la carretera, en coche, y de repente, de circular de manera fluida, parece que hay problemas de tráfico. ¡Vaya! ¿operación retorno? ¿peaje? No. Un poco más adelante ves unas sirenas, bien policía, bien ambulancia, bien bomberos, bien grúa, bien mal.

Caminas por la calle y ves una ambulancia, y unas cuantas personas alrededor. Unas cuantas. ¿Ayudando? No creo que haga falta, ¿no? Alguien debe haber llamado a la ambulancia ya. Seguro.

Algunos animales, cuando ven un cuerpo (de otro animal) tendido en el suelo se acercan, lo huelen, da la impresión que lo clasifiquen: comida o no-comida. Si está vivo, adiós. Si está muerto, ¡Adiós! La naturaleza funciona así, o como mínimo, parece comportarse así. Tiene cierta lógica.

Y claro, el ser humano, el primero de todos los animales, cuando ve (o intuye) un cuerpo en el suelo, también se acerca. Dicen que es curiosidad o morbo. Pero es un morbo que choca con el gesto de taparse la vista ante una imagen desagradable. ¿En qué quedamos? ¿Queremos verlo o no? Si no paramos para ayudar, ¿para qué lo hacemos? Quizás (sólo quizás) hay ancestrales instintos que nuestro evolucionado orden social no nos ayuda a eliminar. ¡Carne!

Por favor, ¡circulen!

lunes, 27 de agosto de 2007

CINE: Caótica Ana


No sé por qué pero cada vez que veo una película de Julio Medem, me voy con una cierta impresión de déja vu. No es que sus películas sean todas iguales. Más bien es algo un poco más allá, algo como "la firma Medem". Esto, que no me pasa con otros directores supongo que es debido a que me siento identificad@ con dicha firma. Así que, por favor, no lo tomen como crítica, ni como alabanza, sino más bien como todo lo contrario. Conste pues, que Medem ha hecho una o dos de mis películas preferidas, entre estas, Los amantes del círculo polar, la cual no me canso de revisitar, y revisitar, y revisitar...

Es curioso lo que provoca Caótica Ana en la gente, o como mínimo, a l@s que estaban en mi sesión. Tuve una impresión muy rara en cuanto se encendieron las luces. Los espectadores se quedaron totalmente callados. Todos. Ni una palabra de gusto ni de disgusto. Mirándose un@s a otr@s, parece que, digo yo, esperando una segunda opinión. O más bien, una primera.

Medem utiliza la caótica mente de Ana, la cual contiene muchas sorpresas sin descubrir, para presentar una historia mucho más grande. Una historia relacionada con la historia y con la humanidad, con las mujeres y con los hombres, con los hombres buenos y con los hombres malos.

Yo, debo reconocer que disfruté de la película. Sin ser una obra maestra, la historia me interesó y me gustó el modo en que se explica. Aunque me pareció una película fresca, también debo decir que me despistó un poco. Hay momentos en que no tenía claro qué me querían explicar. No tenía claro cuál era el objeto de la película. En este sentido, y sólo en ese, la veo un ligeramente difusa.

Los personajes, creo que son bastante creíbles. Me gustó la protagonista, y me sorprendió la cantante Bebe, todo y que (no por culpa de ella) no me gustó mucho su papel. Demasiado feminista, quizás. O demasiado machista. O quizás todo lo contrario. Pero demasiado algo, para mí.

Conclusión: dice Linda (Bebe) que todas las mujeres son unas putas y los hombres unos violadores. No sé, la verdad. Me da la impresión que es algo que se da por hecho en la película y a mí, no me acaba de convencer.

Nota: B (Me gusta y creo que siempre me gustará la poesía de Medem)

domingo, 19 de agosto de 2007

CINE: Grindhouse: Planet terror


De vuelta de vacaciones (disculpen el temporal abandono) me pasé hace un par de días por el cine. No olvido que les debo dos o tres entradas que añadiré los próximos días, pero por el momento, hablemos de esta última película.

Planet terror es una de las dos películas (una en USA, pero dos en España. Vete a saber porqué.) que nos presentan Robert Rodríguez y Quentin Tarantino, revisión y homenaje a aquellas películas de zombies de serie Z de los años 70. Dicen, los que han podido ver ambas entregas, que es mejor la de Tarantino (Death proof). Supongo que por eso habrán estrenado primero esta. Pero ya se verá...

Lo cierto es que es difícil, viendo esta película, no pensar en The Rocky Horror Picture Show. Si bien, aquella parodiaba las películas de miedo de los 60 y 70, y Planet terror no intenta llegar a ser parodia, sino más bien, como ya he dicho, a homenaje. Así, mientras para algun@s estamos ante una mala, mala película, para l@s que ven un poco más allá, podemos estar ante una película de culto. Ya se verá. Tiempo al tiempo.

Lo cierto, es que es un cúmulo de tópicos, pero eso es precisamente lo que se pretende. Lo cierto, es que parece que esté rodada con calidad un poco retrógrada, pero eso es lo que se pretende. Lo cierto es que habrá mucha gente que la encontrará altamente prescindible, pero otros entenderán lo que pretende, y eso es lo que pretende. En fin, nada pretenciosa.

A mí, me gustó, supongo que porque he visto bastantes películas de zombies de serie Z, y me trajo recuerdos. Los actores, creo que no sobreactúan en ningún momento, cosa que sería muy fácil (una stripper con una metralleta sustituyendo a su pierna cortada, ya me dirán si no merece un óscar).

Conclusión: En treinta años, ¿se harán parodias de las películas basadas en comics que hoy copan las carteleras de nuestros cines? ¿Por qué no?

Nota: Z (bueno, mejor le daré una B, a la espera de la segunda entrega)

lunes, 23 de julio de 2007

CINE: Zodiac


Está claro que si se ve en la cartelera una película de David Fincher, no se puede dudar. Digan lo que te digan, no puedes sino juzgar por ti mismo. Se merece una oportunidad. Se lo ha ganado. Porque nadie, nadie, creo, me dirá que le dejaron impasible The game, Se7en, o El club de la lucha. Pero bueno, sobre gustos, ya se sabe...

Zodiac no es Se7en. Quien se espere lo mismo, se llevará una decepción. Aunque va de un asesino en serie, esta vez, Fincher presenta una historia real de los años 70. Una historia que afectó profundamente la vida diaria de los americanos, y especialmente de cuatro personas: dos policías encargados del caso, el periodista estrella de un periódico, y el semi-ignorado dibujante de este mismo.

Zodiac enviaba cartas a los periódicos, escritas en clave, amenazando con provocar matanzas en caso de no ser publicadas. Estas cartas eran confesiones de sus asesinatos a la vez que pistas sobre su identidad.

La película está bien trenzada, pero insisto, no se centra en el asesino, sino en los cuatro personajes y más concretamente en el dibujante del periódico. Este enfoque la hace ciertamente especial en comparación con anteriores thrillers. Además está bien interpretada. Buena elección de actores. Convincente.

Conclusión: Enfoques diferentes a veces no son comprendidos, pero vale la pena arriesgar.

Nota: B (No le pondré una A, porque con mi limitada memoria, me suelo sentir ligeramente perdid@ con películas con muchos nombres. Un poco liada)

miércoles, 18 de julio de 2007

La ciencia desconocida

La gran mayoría de gente estudia y conoce, a lo largo de su vida, las leyes más famosas de la física, las matemáticas, la química, etc. Así pues a veces más, a veces menos, nos suenan la ley de los vasos comunicantes, la de la conservación de la energía, la de los grandes números, o teoremas como el de Pitágoras.

Otras leyes, aunque menos conocidas, y menos científicas, determinan nuestras vidas. La más conocida posiblemente sea la Ley de Murphy. Seguro que han oído hablar de ella y de sus efectos.

Pero hay otras leyes que no por ser menos conocidas son menos importantes. Una de estas es la ley de la ruptura. Esta se enuncia de la siguiente manera: Al final de cualquier relación de pareja, a los interesados desinteresados se les provee de un ticket canjeable por un y sólo un encuentro sexual adicional.

Esta es una ley que much@s no conocen, pero viven. Es como la ley de la gravedad. No todo el mundo la conoce, pero a tod@s nos afecta. Hay mucha investigación detrás de esta ley, aunque también semidesconocida. Pero sí que creo que es importante resumir algunos descubrimientos: Es muy importante, repito, muy importante, tener claro que sólo hay un ticket. En caso que haya más de un encuentro a posteriori, los efectos son inesperados (normalmente malos y en ocasiones, fatales). Por lo tanto, recuerden, sólo un ticket. Además, está ampliamente demostrado que el ticket no caduca, así que es importante no perderlo, ya que alguien podría encontrar el ticket, y ya se sabe. Por último, si usted estuviese dispuest@ a utilizar su ticket, sepa previo al encuentro que sólo verá en su ex-pareja cualidades. No se equivoque, y en ningún momento permita que un buen momento eclipse las razones por la que la relación acabó. Y recuerde, lo acabado, acabado está y ticket, no hay más que uno.

martes, 10 de julio de 2007

LIBRO: Choke (Asfixia)


Una vez más Chuck Palahniuk me sorprende, una vez más me cautiva y una vez más me hace retirar la mirada por momentos. Este es mi cuarto libro de este autor. Anteriormente leí Fight club (El club de la lucha), Lullaby (Nana) y Survivor (Superviviente) y lo cierto es que no me defrauda cada nueva propuesta.

Chuck acostumbra a perfilar personajes realmente extremos. No se encuentra gente normal en sus libros. Esto hace que cada historia sea como un circo de múltiples pistas. Y en cada una de ellas una historia que se entrecruza con el resto de la manera más impredecible. Y en el centro de ellas, normalmente, el protagonista, el más raro de todos.

Chocke presenta a un exestudiante de medicina (Víctor) cuya madre necesita de cuidados muy caros en un hospital privado. Para poder seguir adelante idea un extraño plan: se da cuenta que atragantándose con una pieza de comida (en un restaurante, a poder ser, caro) la persona que le salva la vida, se siente responsable de él, el resto de su vida. Esto hace que le envíe dinero para su cumpleaños, santo, etc. Si juntas muchos salvadores,...

A parte, Víctor trabaja en un parque temático, lleno de obsesos sexuales, al igual que él, que acuden a clases de desintoxicación. En fin, creo que es mejor no explicar nada más. Si a alguien le interesa, ya sabe.

Conclusión: "Cualquier cosa que puedas adquirir es sólo otra cosa más que perderás"

Nota: A (Esquesques de mis escritores favoritos)

jueves, 5 de julio de 2007

CINE: 28 semanas después


Pues sí, señoes y señoras, ayer volví a ver otra película de, digamos, miedo. Ya se irán dando cuenta que soy un fan del género, que aunque no muy prolífico en buenas cintas, de vez en cuando te da una grata sorpresa. Precisamente, 28 semanas después, para mi, lo es. No es una película excesivamente pretenciosa, creo, pero sí bien dirigida y "actuada".

Recordarán que hace unos años "triunfó" una película llamada 28 días después, la cual inevitablemente nos traía a la mente a La noche de los muertos vivientes. Como siempre, en Hollywood, cuando algo tiene éxito, segunda parte al canto. Normalmente suele ser mala, mala, pero en este caso creo que tomaron una buena decisión: elegir como director de la secuela a Juan Carlos Fresnadillo. Debo decir que me encantaron las carreras de , digamos contagiados, tras los sanos y me dejaron un cierto gusto a deja vu. Ahora se por qué. Me recordaron a Intacto, la opera prima de Fresnadillo. Totalmente recomendable, en mi opinión. Este hombre, aunque poco prolífico, cuando se pone, hace las cosas bien.

Los actores, muy bien, sobre todo el protagonista, Robert Carlyle (aquel delgado de Full Monty). Lo cierto es que consiguen ponerte de los nervios en ciertos momentos. Además, creo que el hecho de ambientar la película en Londres es otro acierto.

Posiblemente, como en todas las películas de miedo y ciencia ficción, lo peor es que pasan cosas que fácilmente podemos considerar no creibles (yo nunca me quedaría sól@, ¿cómo puede dejar el arma ahí?, ¿como es posible que tarden tanto en llegar?, etc.), aunque no muchas.

Conclusión: ¿La salud antes que el amor?


Nota: B (baja, pero B. Para una película de miedo, creo que está muy bien)

lunes, 2 de julio de 2007

Pequeñas historias II

Hoy fue esperando al autobús, cuando me di cuenta que nadie es perfecto y que aquello que se dice que las mujeres son capaces de hacer dos cosas a la vez, no siempre es cierto. Como mínimo, bajo presión. Claro que quizás sólo sea un contraejemplo, conste.

¡Vamos a allá! Para un bus y comienza a subir la gente. No es el mío, paciencia. Habiendo subido cerca de la mitad de la cola de espera, aparece a lo lejos, una mujer joven, de unos 30, tirando del brazo de su (supuesta) hija de unos 5. Parece que van con prisa y sólo les vale ese autobús, por lo que con una sonrisa por cara, corren, cada una a su velocidad, claro.

No hay duda que llegan. Justo, pero llegan. Apuesto por ello. ¡Apostamos todos los presentes! Me aparto. Se aparta la gente. Cámara lenta. Sonrisa en los labios para la primera clasificada. La segunda, que sin perder la compostura ni la posición, le sigue a un brazo de distancia, ligeramente ladeada y tal vez un poco elevada sobre el suelo. Están llegando cuando, madre supera la barra metálica de la marquesina, y menos de un segundo más tarde se oye un ¡booooing! dulce, aunque sobrio, sin duda.

Los espectadores, sorprendidos por tan inesperada melodía, miramos hacia la niña, que sin darnos cuenta, parece que ha pasado a protegerse la cabeza con la mano restante, mientras dice una sola palabra de ánimo hacia su madre: ¡Aiiii! La madre, victoriosa ella, frena poniéndose en la cola, casi vacía ya y se gira hacia la niña, como echándole en cara su bajo estado de forma y diciéndole, siempre con su sonrisa: "¿Qué has hecho?" La niña, ni "muuu". En estos momentos, lo importante es esquivar el resto de barras metálicas, si las hubiese. Es lo que se llama instinto de supervivencia. Ya te contaré, ya, campeona.

Y el cuento acaba, con la madre, cancelando (o picando) el billete de bus, y la niña, con su mano todavía en la cara. Y los espectadores, mirando a la niña, emocionados, pensando que algún día, ella será la madre, y obtendrá su venganza.

Así pues, dice la sabiduría popular que a veces, el árbol, no te deja ver el bosqué. Y digo yo, que a veces, quien llevas delante, no te deja ver la rama que te tira a la cara.

domingo, 24 de junio de 2007

CINE: El castillo ambulante



Si les digo que el título original de esta película es Hauru no ugoku shiro, supongo que no dudarán de que hablo de una película japonesa. Si les digo que el director es Hayao Miyazaki, supongo que lo relacionarán con algunas de las más grandes películas de animación de los últimos (y no tan últimos) años. Así, no me creo que nadie que haya visto El viaje de Chihiro, La princesa Mononoke o Porco Rosso, entre otras, no haya detectado algo especial en las películas de Miyazaki.

Yo, que precisamente no me declaro amante del manga, anime, etc., me saco el sombrero ante este director. Tanto El viaje de Chihiro como El castillo ambulante rezuman de belleza, ternura, amor, fantasía, etc. Pero lo más grande es que de todo este cóctel no surge una película pastel o para "muy menores". A mí, personalmente, me encienden algo dentro, me hacen un poquito más feliz, me emocionan y hacen sonreír.

El castillo ambulante presenta la historia de una niña que recibe una maldición de una bruja, que la convierte en una mujer anciana. Así, con su corazón y mente de niña, y su nuevo caduco cuerpo se embarca en una aventura fantástica para recuperar su niñez.

Conste que me gustó más El viaje de Chihiro (y no tanto La princesa Mononoke), pero me ha encantado El castillo ambulante. Gracias, muchas gracias señor Miyazaki. Queremos (o, como mínimo, quiero) más.

Conclusión: No prejuzgar es importante. La mayor belleza interior podría estar unida a la mayor belleza exterior.

Nota: A (Sí, sí, sí.)

domingo, 17 de junio de 2007

Preguntas (primera parte)

Viendo que cada semana nos dicen desde los medios de comunicación que la lista de muertos por accidentes de tráfico aumenta y aumenta sin parar; y viendo la manera de conducir de ciertas personas, me surge una pregunta.

Porque hay gente que conduce como si estuviese en un circuito de Fórmula 1, o de moto GP, vamos. Claro, en los circuitos no hay gente paseando, y tal como hemos visto la semana pasada con el piloto Robert Kubica, las medidas de seguridad son extraordinarias. Pero si os habéis fijado, en las ciudades hay farolas, bordillos, bancos, y para acabar de arreglarlo, señales y hasta semáforos. Pero ¡Qué desfachatez! ¡Qué falta de respeto para los amantes de la velocidad! ¡Si es que ya no se respeta nada!

En fin, vamos a la pregunta: ¿Qué hace que esta gente necesite tanto la velocidad y sea capaz de pasar por encima del respeto a la vida de los demás?

Pues bien, yo tengo una teoría. En fin, sólo es una teoría: Esta gente, claramente, el día que se repartían los cerebros, llegaron tarde y se tuvieron que conformar con lo que quedaba (si algo quedaba, claro). Eso realmente tiene que ser duro. Pues bien, creo que corren para evitar volver a llegar tarde, no se vuelvan a perder algo importante. El problema es que por culpa de sus prisas, los que podemos perder algo realmente importante, somos los demás.

Como se dice en mi casa, señor@s, seny!, por favor.

lunes, 11 de junio de 2007

¿Salud, salud o salud?

Desde mi cama escribo esta entrada, recuperándome de un imprevisto de salud. Un imprevisto como el que tuve ayer, cuando fui a la playa.

Cuando llegaba, ya se veía que me costaría un rato aparcar, pero para mi sorpresa, al final de una calle vi un par de sitios sin señal en X asociada. Dije, esta es la mía, y un par de maniobras, coche aparcado. Cinco metros por delante, una señal que decía "a partir de aquí, y hacia delante, ni se les ocurra estacionar". Claro, se estrechaba la calle y tenía sentido.

Un rato de sol, mucha gente y un kebab después vuelvo a recoger el coche e irme a casa. Sorpresa. Ni un coche quedaba en la calle, y sí una hilera de equiláteros fosforescentes en el suelo. Vaya. No se puede uno fiar ni de los que ya han dejado el coche. ¿Dónde estaría la señal?

En fin, imprevisto al canto. Imprevisto de 150 euros. Si es que el dinero no hace la felicidad, pero perderlo de manera absurda, te la amarga, leñe. Perdón, retiro lo de leñe.

En todo esto, molestia en el estómago que esperaba remitiese antes de cenar. Me habrá sentado algo mal. ¿El kebab? No creo.

Pues nada, ni después de cenar, ni después de desayunar. En la cama escribo esta entrada, entre visita y visita al lavabo. Perdón. Espero que pase pronto, porque los imprevistos de salud son los que sí que nos quitan la felicidad.

Señor@s, el dinero se puede trabajar, y puede o no venir, pero si no tenemos una ausencia extrema de éste, podemos ir tirando. Si no, mal vamos. El amor es muy importante en la vida, pero tod@s hemos vivido con y sin él. Nos marca, nos eleva, nos hiere, pero no podemos dejar que nos tumbe. En cambio, la salud escapa de nuestras manos. Y la necesitamos. Aunque sólo somos conscientes cuando nos falta. La damos por hecha. Pero no es así. Por desgracia. Podemos y debemos cuidarnos. Podemos y debemos (creo) enamorarnos. Podemos y debemos ganar dinero para vivir. Pero sobretodo, que la salud no nos falte. ¡Salud a todos!

viernes, 8 de junio de 2007

CINE: El retorno de los malditos


Para culminar la pasada semana de películas palomiteras, fui a ver una de esas películas que me da la impresión que no ve nadie. Nadie, porque es la segunda parte apresurada de un remake que tuvo cierto éxito (como mínimo, en USA). Y nadie, porque hay suficiente oferta en la cartelera para que esta pase desapercibida. En fin, a mí, las películas de miedo me gustan mucho, aunque sean malas. ¿Será que tengo un cierto toque masoquista?, ¡vaya!

La película es de Wes Craven. Sí, lo conocerán por las primeras de Pesadilla en Elm Street, y la trilogía de Scream. No me digan que no han pasado miedo escuchando las cuchillas del bueno de Freddie chirriando al tocar las paredes. No me lo creo, lo siento. Y, ¿qué decir de Scream? En mi opinión, la mejor saga de metapelículas de miedo habidas y por haber. Bueno, está Scary Movie, que es la mejor saga de películas parodia de metapelículas de miedo habidas y por haber. En fin, no voy a seguir por ahí. Mejor no.

El caso es que el señor Craven, ya había firmado una obra maestra bastante antes. Nada más y nada menos que en el año 1977. La película explicaba la historia de una familia que recorría el desierto, de viaje por los Estados Unidos, y se encontraba en una situación poco deseable. Muy recomendable para revisitar si les gusta el buen cine de terror.

En fin, a partir de esta película, el año pasado se hizo un remake y tuvo bastante éxito y de ahí la segunda parte. En esta, un grupo de soldados más bien cortitos (eso lo hacen muy bien) se enfrentan a los mismos personajes que protagonizaban la primera parte. Sangre, higadillos, etc. Para qué contar más...

Conclusión: Las prisas no son buenas consejeras.

Nota: C- (algún sustillo hay, pero poca cosa)

domingo, 3 de junio de 2007

Area verde, ¿a recaudar toca?

Hace no mucho, cuando entraba en funcionamiento el area verde en algunas ciudades, lo primero que hacíamos era quejarnos, acusando a los ayuntamientos de peseteros (o quizás eureros). Por si acaso. Claro, nunca miramos la letra pequeña, ni siquiera cuando es a nuestro favor (o parcialmente a nuestro favor). En breve, volveré a este punto.

No se si os habéis fijado, pero en Barcelona, en los últimos tiempos, ha habido un crecimiento importante en el número de unas bicicletas blancas y rojas, en las que se lee algo así como bicing. Pues bien, esto está relacionado con una iniciativa del ayuntamiento que permite utilizar bicicletas (nada menos que 3000), que se recogen en cientos puntos de la ciudad y que se pueden dejar posteriormente en estos. Para utilizar este servicio, se debe estar empadronado en la ciudad y hay que abonarse. Al hacerlo, se recibe una tarjeta nominal que te permite ir cogiendo y dejando bicis.

El precio no es nada alto: el abono anual son 24 euros, mientras que el semanal es 1 euro. Esto te permite media hora de uso diario, y un pago extra de 30 céntimos de euro cada media hora extra. El máximo uso diario son 2 horas. ¡Cuidadín!, porque ya hay 20000 abonados. ¡Poca broma!

En fin, volviendo al tema del área verde. El ayuntamiento dice que la compra, mantenimiento, etc. de estas bicicletas se financia con los excedentes obtenidos de la recaudación del área verde. ¡Si es que somos unos malpensados!

En fin, a partir de ahora, si estáis pagando por dejar el coche en área verde y veis una bicicleta de estas pasando, pensad que aquella persona, a parte de no contaminar y practicar deporte, está siendo patrocinada por vosotros. Igual la próxima vez, podéis dejar el coche en casa y hacer un poco de bicing.

jueves, 31 de mayo de 2007

Ciencias vs Letras

Permítanme una idea que ayer me daba vueltas en la cabeza. Pensando en la evolución de la humanidad (social, tecnológica, política, etc.), intenté medir la aportación de las ciencias y de las letras a esta. Evidentemente, esta entrada es totalmente subjetiva y además no especialmente trabajada, así que sus opiniones serán bienvenidas.

Pensaba yo que, actualmente, a diferencia del pasado, las ciencias son las que realmente aceleran la evolución de la humanidad. Así, la tecnología, hoy en día, nos permite comunicarnos con gente de las antípodas, viajar en tiempos record, curar enfermedades que parecían incurables hace nada, etc. Así pues, la ciencia, que avanzó tiempo ha, a paso de tortuga, hoy nos pasa por delante sin que podamos ni verla.

Mientras tanto, las letras, que durante un tiempo hicieron avanzar una humanidad que aceptaba la esclavitud, la superioridad de un género respecto al otro, e ¡incluso las monarquías!, hoy en día parece haberse subido sobre la tortuga que dejó la ciencia.

Así, tengo la impresión que la aceleración que alcanza la ciencia, se ve limitada por el peso de las letras. Un ejemplo claro sería la clonación, podada por las leyes, así como la compartición de archivos en Internet o incluso los límites de velocidad en las carreteras.

Esto no es un manifiesto contra las letras, y menos aún, a favor de las ciencias. Quizás, las letras simplemente están frenando nuestra precipitada tendencia a autodestruirnos. Porque ¿qué pasaría si se dejase a la ciencia evolucionar a su libre albedrío? El equilibrio, normalmente es la mejor solución, ¿no?

Nota: Esta entrada está dedicada a los psicopedagogos que idearon el concepto de competencia. [modo ironía ON] Muchas gracias [modo ironía OFF].

miércoles, 30 de mayo de 2007

CINE: Piratas del Caribe: en el fin del mundo


Permítanme comenzar recordando que estamos ante una película de la factoría Disney. Así, lo que hace unos años hubiese sido una película para niños, hoy permite pasar un buen rato (o no) a pequeñ@s y mayores. Esto, evidentemente, conlleva un doble riesgo: a los adultos les puede parecer demasiado "para niñ@s", mientras que l@s niñ@s podrían no enterarse de nada.

PdC: en el fin del mundo lleva consigo otro handicap: Es la tercera parte de una serie en la que lo que sucede en las anteriores es importante para el desenlace digamos "final". Esto hace que si no tienes una buena memoria o has revisitado recientemente las dos primeras partes, te encuentres al principio un poco perdid@ (como mínimo, podrían haber hecho una pequeña introducción-resumen para nosotr@s, los peces).

Por lo demás, aventuras, acción, más aventuras y más acción. En fin, para disfrutar un buen rato (tres horas). Para mi, lo mejor, el eterno problema de tener más de un gallo en el gallinero, y la ambientación sospechosamente parecida a la maravillosa saga de juegos Monkey island. Lo peor, quizás, algunos momentos de "alucinaciones" del capitán Guybrush Ulysses Threepwood Jack Sparrow (Johnny Depp) se hacen ligeramente largos.

Ah!, una última advertencia: Después de los créditos finales (unos cinco minutos) hay una escena. Ayer, en el cine, tras esos cinco inacabables minutos de nombres y más nombres sólo quedaba mi grupo. El resto de la sala ya se había ido, por lo que no vieron la película "entera". En fin, se agradece el aviso a redhan. Ahora también lo sabéis vosotr@s, por si acaso.

Conclusión: No deberían dividir las películas en subpelículas, a no ser que las estrenasen a la vez (cosa que no interesa, económicamente).

Nota: B (sí, me divertí. No siempre es necesario salir del cine con una pregunta en mente)

viernes, 25 de mayo de 2007

CINE: Spiderman 3


Si es que yo entiendo que si da dinero se siga trabajando el filón. Hasta que se acabe. Bueno, hasta que se acabe, más una. Está claro que, independientemente de la calidad o la diversión que trajeron las dos primeras partes, se sacó dinero. Porque han hecho la tercera. Y por lo que parece, aunque la gente salga bastante decepcionada de la tercera, harán la cuarta, que si sigue así, debería ser la última.

En esta parte, Spiderman se enfrenta hasta a 4 supervillanos, bueno 3 y a sí mismo. Además, nos preparan para introducir en la próxima entrega 1 ó 2 más. Eso hace que no se pueda profundizar excesivamente en ninguno de ellos. Así que, fiesta de efectos especiales. A falta de un buen guión, efectos especiales.

El problema es que, a parte de los efectos, el director (señor Raimi, ¡¡¿qué le está pasando?!!) intenta introducir toques de humor que rozan el patetismo, bajo mi humilde opinión. Eso ya le había pasado en alguna película, donde combinaba buenos gags con susodicho patetismo. Y lo digo siendo un fan de la trilogía culminada con El ejército de las tinieblas.

Paréntesis: A propósito, he visto que Raimi ha anunciado un remake de Posesión infernal, obra maestra del inicio de los 80, para el próximo año.

En fin, creo que no voy a gastar más mi teclado. Más que suficiente...

Conclusión: Los comics, dejémoslos en el papel, que al final, pasa lo que pasa.

Nota: C- (¡señor Raimi!, a repetir)

lunes, 21 de mayo de 2007

Nudismo: Yo (segunda parte)

Es curioso y primordial, a veces, intentar frenar, en esto que llamamos vida, e intentar auto-observarnos. Para ello, hay que alejarse mucho, muchísimo, porque si no, nos salpica nuestro propio yo, y no sirve el análisis. Hay que tirarlo.

A mí, me gusta hacerlo, y lo cierto es que no me defraudo, normalmente. Disculpen mi poca modestia pero no creo que esté mal que lo diga, en este, mi diario blog. Aun así, otras veces, lo hago sobre otr@s, cosa mucho más sencilla, ya que no oigo sus pensamientos, sus deseos, sus odios, sus ell@s. Casi trivial, vamos. Un poco de silencio (eso es fácil) y un poco de saber escuchar y ver (eso, no tanto).

Estas últimas semanas he visto gente que quiero, sufriendo. Por unas cosas u otras. Pero también he visto el pragmatismo (bien aplicado) y el saber ver las cosas desde diferentes puntos de vista. Y he visto que aunque cueste, a veces, añadir al negro de la realidad un poco de blanco de optimismo, un mucho de amarillo de las personas que te quieren, y un toquecito de azul claro (no verde) de esperanza, te permite ver el presente con ilusión. Y del futuro, ya hablaremos cuando se haga presente, ¿no?

Un abrazo para Sonia, Mercè y Jordi. ¡Adelante!

sábado, 19 de mayo de 2007

MÚSICA: Revolver (Palau de la música catalana)


Esta es una crítica difícilmente objetiva, ya que l@s que me conocen saben que tengo especial predilección por Revolver. Aunque algun@s de est@s me digan que sus canciones son todas iguales (menos Odio, quizás) y recuerdan demasiado a the boss.

Hace tres días, mi amigo Óscar me invitó al concierto, así que no le iba a fallar. Ya había visto al grupo en el Palau y sabía que valdría la pena. La sonoridad del lugar es espectacular. Perfecta para la música clásica pero también para otros tipos de música. Estoy segur@ que llevas allí a Megadeth, y el público se mantendría en silencio por no romper la acústica en ningún momento. Debo decir que no me gusta mucho que la gente intente acompañar la música con palmas, y menos que la gente lo haga mal. Eso mismo le ocurre a Carlos Goñi. Por eso, tuvo que dar unas explicaciones: las palmas, SÓLO en el estribillo, y contando cuatro tiempos, se dan en el segundo y el cuarto, ¡señor@s!

Dos horas y cuarto de música. Canciones de todos los discos. Versiones, para mí, deliciosas. E incluso una versión extra. Tres músicos acompañándole, pianista, violinista y el que afirman más grande acordeonista actual, Cuco Pérez. Emocionante.

Tras el concierto, mis acompañantes fueron a la sala Mediterraneo, donde se pueden ver actuaciones musicales en directo cada noche. Poco después llegaron los músicos de Revolver y se sentaron en su mesa (en esta sala, se comparte mesa). El señor Goñi no estaba. Se había ido a descansar. Lástima. Dicen que fueron muy majos con ellos. Noche completa (full house).

Conclusión: Me acordé de la primera vez que oi a Revolver. Fue en boca de un Amigo. No se si sí, no se si no... Me hizo ilusión.

Nota: A (por favor, ¿alguien lo dudaba?)

martes, 15 de mayo de 2007

Pequeñas historias

Buenas tardes, permítanme una mini-historia basada en mini-hechos reales. Tan reales que no me los ha contado un amigo que tiene a un amigo que tiene... Me ha pasado hace una hora, aproximadamente. Quizás séa una tontería, pero a mi me ha hecho mucha gracia. Por eso lo comparto.

Discúlpenme, pero voy a tener que hacer publicidad de un par de marcas (o tres) de bebidas carbonatadas. Vamos, lo que los angloparlantes vienen a llamar soft drinks.

Bueno, al grano, que esto acaba pronto: Estaba yo en el metro, de vuelta a casa, del trabajo. En uno de los asientos, había un niño de unos 4 años (soy muy malo con esto de las edades, conste) y una mujer, que debía ser su abuela. El niño estaba de rodillas en el asiento, cara a la ventanilla. En esta, un anuncio con no se si una botella o lata de Sprite o 7up. El niño, señalaba las letras de izquierda a derecha y leía "Coca"..."Cola".

De ilusión, también se vive. No la perdamos, y que ni se les ocurra permitir que les convenzan de que no la tienen.

sábado, 12 de mayo de 2007

LIBRO: El dimoni i la senyoreta Prym


No había tenido hasta el momento el placer de leer nada de Paulo Coelho. Lo cierto es que no leo mucho, por lo que considero que tengo una gran deuda con la literatura. Así que, entre otros, y quizás por su "renombre", tenía ganas de ver qué me contaba el escritor brasileño.

El pasado dia de Sant Jordi (día inolvidable, a propósito) me regalaron El demonio y la señorita Prym. No es el libro más famoso de Cohelo (probablemente séa El alquimista) pero lo cierto es que la contraportada presentaba una interesante propuesta. Como mínimo, para mí.

Lo primero que me sorprende del libro es la manera de narrar. Me esperaba algo complejo y realmente creo que la palabra que la define es claridad, o quizás, sencillez. Me gusta. No hace falta complicarse. La siguiente sorpresa es que es un libro que va más allá de la historia que explica. Desde un primer momento se intuye como una fábula o incluso parábola. Interesante, parece que vamos a aprender algo.

Sin necesidad de estropearlo, puedo decir que el libro presenta la historia de un pequeño, muy pequeño pueblo y una persona que se enfrentan a la omnipresente lucha entre el bien y el mal. Se pone a prueba la inegridad de nuestra naturaleza humana. Se enfrentan ángeles y demonios; la luz y la oscuridad; Dios y el Diablo; nosotr@s y nosotr@s.

Conclusión: No se puede perder el tiempo, aunque espero que mi vida sea muy larga (fragmento del mismo libro que me retrata)

Nota: A (tendré que repetir con algo del señor Coelho. Por ahora me ha convencido.)

jueves, 10 de mayo de 2007

CINE: Diario de un escándalo


Llevo un día preguntándome ¿qué sería de esta película sin, simplemente una de las dos actrices principales? Cualquiera. Al azar. Me temo que el fulgor de Cate Blanchett y Judi Dench no permite ver la luminosidad de la propia película. Así pues, me "desarrodillo" y aparto de las protagonistas y me pregunto ¿es una película realmente brillante? A primera vista, la respuesta es sí, pero a mi, hubo alguna cosa que no me convenció. Lo siento.

La historia presenta dos relaciones a cual más enfermiza (y/o políticamente incorrecta). El problema, en mi opinión, es que una de estas no me la creí. Me recordó demasiado a otra obra maestra del cine pero, sin su dosis de realismo. Ya se que me dirán ¿Y te crees que un tío en leotardos lance telarañas por las muñecas que le permitan saltar de edificio en edificio? Pues sí, lo siento, porque me gusta que las películas que no pretenden engañarme. No me gusta que intenten convencerme. Y no se por qué, pero esta no me convenció. Aun así, me parece una gran película, y me gustó, pero queda un poco coja. Lástima.

Conclusión: A veces, los GRANDES actores pueden eclipsar una película.

Nota: B (¡por poco!)

lunes, 7 de mayo de 2007

Espacio libre de humo (primera parte)

Permítanme que declare oficialmente este blog espacio libre de humo. Así que por favor, si usted está fumando, apague el cigarro. Porque cuando voy a un bar y se puede fumar, me aguanto y no digo nada. Porque cuando usted, fumador/a, va al cine, acata y no se queja. Pues bien, a partir de hoy, mientras usted lee este blog, por favor, no fume.

Dicen que desde que en España se aplicó la ley antitabaco, un nimio porcentaje de bares decidió prohibir fumar. Con el tiempo, muchos de estos han acabado cediendo y pasando a permitirlo. En fin, en un mundo capitalista, el dinero manda. Y las tabacaleras saben mucho de eso. Y los estados, más. Y nosotr@s, aunque presumamos de ello, no tenemos ni idea. Y si no, no tendríamos una hipoteca. Digo.

Me parece curioso que este tema se plantee siempre como una lucha entre fumadores/as y no fumadores/as. Eso es una falacia. Aquí no gana nadie. Aquí perdemos tod@s. Bueno, tod@s menos tabacaleras, estados y seguro que algún/a otr@ interesad@.

Mientras nos hacen creer que defendemos nuestros derechos, no nos damos cuenta de que lo que defendemos es su interés. Muy list@s no debemos ser. Lo siento. Reflexionemos, por favor. En serio.

viernes, 4 de mayo de 2007

CINE: La cosecha

Es La cosecha una película que queda entre el terror y el thriller. Aunque no en el punto medio de ambos, usa ciertos tópicos de cada uno. Me gustó la parte de thriller, porque me pilló por sorpresa. Cosa que era su objetivo. En cambio, miedo, lo que se dice miedo, no pasé mucho (creo recordar sólo un susto).

El tema me parece interesante: un pueblo en el que se repiten las plagas bíblicas que Dios envió a los egipcios para que liberase a los israelitas de la esclavitud. Estos contactan con una profesora universitaria experta en estos temas para que muestre que lo que está sucediendo tiene explicación científica. Hillary Swank, a parte de guapa, creo que es una gran actriz, pero su personaje, en este caso no da para mucho. Demasiado encasillado en el escepticismo. Su ayudante, como mínimo, hace el contrapunto.

Hay algunas partes de la película que relacionan lo que va pasando con el pasado de la protagonista. A veces se hacen un poco excesivas. Creo que no pintan mucho en la historia en sí. Por lo demás, como siempre, al ser una película americana, al final, nos dan la explicación de todo lo que ha pasado, qué quería decir, etc. por si no lo habíamos entendido. Muchas gracias.

Conclusión: Cuando Dios se pone serio, mejor salir corriendo. Poca broma.

Nota: C+ (podrían haberle sacado más jugo al tema)

sábado, 28 de abril de 2007

1 + 1 = 1,5

Espero con esta entrada no dar una impresión equivocada, espero.

Normalmente, los conceptos contrapuestos, surgen naturalmente (e.g. blanco-negro, alto-bajo, rico-pobre, etc.). Existen (por parejas) al mismo tiempo, y en cierto modo, deben su existencia a dicha dualidad. Pero a veces, surgen conceptos separados temporalmente, que lingüísticamente no forman pareja. Un claro ejemplo es el machismo-feminismo.

Debido a razones histórico-socio-culturales, hasta hace poco, la mujer no ha entrado (plenamente) en el mundo laboral. Actualmente, para conseguir lo que se llama igualdad, en muchos ámbitos se aplica la paridad (i.e. igualdad de las cosas entre sí).
Esto es, en caso que para conseguir un cierto objetivo (e.g. gobernar, dirigir, trabajar en un determinado ámbito, etc.) se necesite un número de personas determinado, se asegurará que haya un balance de porcentajes aproximado, hombres-mujeres o mujeres-hombres.

Esto está muy bien, siempre y cuando el nivel competencial de cualquiera de las personas a elegir sea el mismo, pero pervierte el sistema cuando la razón por la que alguien alcanza un puesto es su sexo. Creo que todos hemos visto eso en algunos de los ministerios de nuestros estados, cuando han puesto a un/a incompetente al cargo de una cartera para conservar la dichosa paridad.

Pero hace unos días esto llegó al límite. A un límite, ciertamente cómico. Me comentaba un amigo que para presentar una lista electoral a las elecciones (da igual cuales), el partido feminista se veía obligado a incluir en su lista un 50% de hombres. Yo no digo que los hombres no puedan ser feministas, pero nunca en el nivel de competencia que lo puede ser una mujer.

Además, si se aplica la paridad a la dupla hombre-mujer, porqué no se aplica a guapo-feo, alto-bajo, blanco-negro-asiático-... Pues está claro, como decía un expresidente de mi país, "Ahora no toca".

miércoles, 25 de abril de 2007

EXPOSICIÓN: Lee Friedlander


Yo no entiendo de casi nada, pero si de algo no entiendo nada de nada, es de fotografía. Por lo tanto, intento hacer caso a los que entienden algo. Porque conste que, que no entienda nada, no quiere decir que no me guste.

Bueno, dicen que Lee Friedlander es uno de los fotógrafos más influyentes del siglo XX. Por algo será, ¿no?

El señor Friedlander consiguió llamar mi atención con la mayoría de fotos de la exposición. Me gustaron, especialmente las imágenes dobles, generadas por espejos, naturales o no. También me parecieron interesantes las fotos que combinaban elementos en diferentes planos formando curiosas composiciones.

Pero también hubo las que no me gustaron. Hay unas cuantas en las que muestra árboles, arbustos, plantas enmarañadas, que llegaron a marearme. Sobre gustos...

Conclusión: Aunque no se entienda de arte, se puede disfrutar de él.

Nota: B

martes, 10 de abril de 2007

Fieles, pero poquito

Hay una cosa que hace tiempo que me ronda la cabeza. Quería enviar una carta a un periódico, pero la verdad es que creo que caería en saco roto, así que lo escribiré en mi blog, que como mínimo lo leerán 6 o 7 fieles (a mi blog, no a mi, conste).

Siempre he oído aquello de el cliente siempre tiene la razón. Además, desde hace un tiempo, oigo también que las empresas se han dado cuenta de la importancia de fidelizar a su clientela. Históricamente, el ser humano aplica estas ideas desde que es civilizado (¡atrevida afirmación!). O como mínimo, desde que se dio cuenta que es mejor tener los animales en cautividad, que salir a cazar cuando llueve.

Así pues, las compañías que nos ofrecen servicios a pagar periódicamente, y que sufren feroz competencia, intentan fidelizarnos (palabra no aceptada por la RAE). Regalos, descuentos, puntos, etc. Bueno, ¿qué les voy a contar? Acabo rápido, tranquilos.

Entonces, me pregunto ¿qué tipo de premio me dan cuando me dicen que los puntos que había acumulado hasta el momento, CADUCAN? ¡Por favor! ¿Acaso caduca la fidelidad? ¿O es que sólo se premia la fidelidad reciente? No queremos fieles ancianos. O mejor, la fidelidad se premia, pero sin pasarse. ¿No nos estarán alimentando para no tener que mojarse en día de lluvia?

En fin, digo esto porque me pasa con mi compañía de telefonía móvil y la de mi tarjeta de crédito.
Y me pregunto, ¿es que se creen que somos idiotas?

lunes, 9 de abril de 2007

CINE: The Messengers


Debo reconocer que disfruto, normalmente, con las películas de terror. Especialmente, me han sorprendido en estos últimos tiempos, películas que venían de oriente. El tipo de terror es diferente del que viene de Hollywood, basado en golpes de volumen que más que asustar, te remueven todos los órganos por reverberación. En las películas orientales, se juega mucho con maltrechos fantasmas, niños demacrados de grandes ojos, movimientos epilépticos, etc. Esto, en mi caso como mínimo, genera un, llamémosle "mal rollo", que me mantiene en tensión en todo momento.

La película The Messengers viene desde Hollywood, pero es dirigida por los (orientales) gemelos Pang (Oxide y Danny). Por lo tanto, una apuesta arriesgada, una combinación peligrosa.

Y tan arriesgada. La historia que nos cuentan es la de siempre, y por si fuera poco, nos engañan constantemente (bueno, eso pretenden). Visualmente, recuerda a algunas películas orientales, pero no genera el "mal rollo" esperado. En fin, menos en una escena, que creo que la alargan mucho y muy bien.

En fin, no diré mucho más, porque no creo que valga la pena.

Conclusión: Si os gustan mucho mucho las películas de miedo, pero mucho mucho, quizás podéis verla. Si no, no perdáis el tiempo.

Nota: C- (a repetir, señores Pang)

miércoles, 4 de abril de 2007

Unforgiven

Oí alguna vez por ahí que errar es humano y perdonar, divino. Si bien, la primera parte de esta afirmación es más que evidente, yo no comparto la segunda. Perdonar es una de las actividades más humanas que existen. Aunque no nos guste. Es lo que tienen las relaciones humanas. Quid pro quo. Todos jugamos en segundas (e incluso terceras) oportunidades.

Al igual que algunos otros verbos (amar, a veces), perdonar requiere exige dos sujetos. No hablo de gramática, ahora. Realmente es necesario que la persona que ha cometido el error, se arrepienta y pida perdón, y que la persona ofendida acepte las disculpas (y opcionalmente, proponga un castigo para el ofensor). Pero ninguna de estas dos acciones es sencilla. Como mínimo, para mí. Creo que todos, y yo el primero, conocemos el orgullo, enemigo de las buenas decisiones y pegajoso compañero de viaje.

A todos nos cuesta pedir perdón, y a todos nos cuesta perdonar por que sí. Porque el perdón, es gratis, como la Amistad, como los abrazos. A mi, me cuesta mucho más perdonar que pedir perdón. Así soy de just@ (palabra derivada de justicia). Así soy de list@ (irónicamente, tont@).

En fin, me voy a dormir, que estoy castigado. Lo siento.

martes, 3 de abril de 2007

LIBRO: A Short History of Tractors in Ukrainian


En mi última visita a Londres, como siempre, me di un paseo por Charing Cross Road, para ver esas enormes librerías que tanto echo de menos. Siempre que voy por allí de viaje, me traigo dos o tres libros, normalmente lo último de Chuck Palahniuk, al que sigo desde Fight club (aunque debo reconocer que me cuesta horrores, a veces, entenderlo).

Esta vez me llamó la atención la ópera prima de una escritora ucraniana, Marina Lewycka, no porque yo sea expert@ en descubrir nuev@s escritores, sino porque estaba entre los más vendidos en todas las librerías. En fin, lo compré, por probar.

El libro narra la historia de una familia ucraniana, emigrada a Inglaterra tras la segunda guerra mundial. La relación entre las dos hijas ha ido empeorando con el tiempo, hasta que tras la muerte de la madre, se ven obligadas a re-atar lazos contra un enemigo común: la joven ucraniana (rubia de grandes pechos (perdón)) de la que se ha enamorado su padre.

Es un libro ligero, entretenido y con toques de humor sutiles y bien buscados. Los personajes están muy bien perfilados y se hace fácil comprender sus puntos de vista. Lo mejor, en mi opinión, algunas conversaciones telefónicas entre los protagonistas y los contrastes que subralla la autora sobre lo que piensan y dicen en cada momento.

Conclusión: Hay que cuidar a la gente mayor, sobre todo si están solos. No les perdamos de vista, que puede ser peor.

Nota: A (léanlo y no se arrepentirán)

sábado, 31 de marzo de 2007

CINE: 300


Frank Miller es un claro exponente del Requetenacimiento: capaz de hacer guiones dignos de novela (ver Batman: Año 1 o El regreso del caballero nocturno), dibujar y entintar magistralmente sus obras (ver Sin city o 300), e incluso controlar que las películas basadas en sus obras no pierdan su toque personal (de hecho, es director de cine, también). Señor Miller, ¡a ver cuándo saca un disco!

Repitiendo, después del éxito de Sin city, en 300, aquellos con buena memoria (que no yo) ven en la película cada una de las viñetas del cómic. Por si fuera poco, la película aprovecha recursos que no nos puede ofrecer el papel, sacándole máximo rendimiento.

La puesta en escena, teniendo en cuenta que sólo se rodaron 3 horas de exteriores, es espectacular. Los actores, bien, no es difícil hacer el bruto, supongo. Y la historia, aunque la de siempre (David contra Goliath), muy bien contada.

Aquí no hay ni buenos ni malos, aunque sí, patanes y poderosos. Insisto, ni buenos ni malos, porque los espartanos no eran precisamente unas monjitas de la caridad. Y aun así, hay momentos en que te sientes identificado. Será eso de ponerse del lado del débil (bueno, no se si débil es la palabra adecuada).

Debo decir, eso sí, que si no le gusta la sangre (aunque digitalizada o solarizada o nosequé) quizás esta no sea la suya. Las películas sobre guerras, es lo que tienen. ¿Qué le vamos a hacer?

Conclusión: Ante el servicio militar obligatorio, los ejércitos profesionales, mucho mejor. ¿Y si en vez de esto, no nos peleamos? No, no, que eso sería inteligente. ¿Ven la relación con la entrada anterior de este blog?

Nota: B (ya saben, depende de gustos)

domingo, 25 de marzo de 2007

Nudismo: Yo (primera parte)

Es sin duda más difícil desnudar el alma que el cuerpo. Quizás lo que escribiré no debiera ir en mi blog sino en mi diario, pero como no tengo diario, ¡ahí va! De la gente que lo lea, habrá los que me conozcan y los que no. De todos modos la gente que conoce al autor de este blog, son gente que quiero o aprecio, o incluso las dos cosas, así que espero que valoren mis palabras.

Recordaba hace un rato una canción de Mecano que dice:

... ese algo que soy yo mismo es un cuadro de bifrontismo que sólo da una faz.
La cara vista es un anuncio de Signal, la cara oculta es la resulta...

Esta canción habla de algo que hacemos todos, porque aunque dicen que la cara es el espejo del alma, muchas veces la cubrimos de hermosas vestiduras (o mejor dicho, caretas) para ocultarnos. Eso, lo hacemos todos. Yo, lo hago, y creo que muy bien.

Nunca diría que yo he sufrido en mi vida más que nadie, porque mi sufrimiento es mío y me duele a mí, pero eso es igual para todos. Y a todos nos pasan cosas malas. Y todos sufrimos. Mi sufrimiento no es ni más ni menos, es, simplemente, mi sufrimiento.

Yo, que siempre me defino como alguien que busca la felicidad, y que la va consiguiendo; a veces me pregunto si, como se debatía en los comentarios a una de las anteriores entradas, no me engaño cuando obvio las heridas (que yo creía cicatrices) que el sufrimiento ha dejado en mí.

Quiero ser feliz, pero creo que he sufrido tanto y trabajado tanto por cerrar heridas que quizás he llegado a creer que sólo se es feliz cuando se consigue tapar una más. El problema viene cuando no tengo problemas. Me encuentro quizás fuera de lugar e inconscientemente (hasta hoy) busco problemas donde no los hay, llegando incluso a incendiar mi propia felicidad. Quizás a veces, me sobro a mi mismo, y entonces les sobro a los demás, debe ser o ansia de protagonismo o simplemente miedo a conseguir la felicidad plena. Sea lo que sea, tomo nota, por que si en algo soy especialista es en problemas complejos. Manos a la obra.

Continuará...

CINE: The host


The host es una película que sorprende. Está claro que el cine que nos llega de oriente no se parece mucho al que viene de Hollywood. Además, en este caso, no será por los recursos técnicos, ya que los buenos efectos especiales, gracias a los ordenadores, dejan de ser monopolio de los americanos. Me pregunto ¿qué harán aquellos, que ahora que lo poco que aportaban está al alcance de todos? Bueno, supongo que seguirán tirando de guiones de comics... Bueno, no me meteré con los yankies, que ya lo hace la película suficientemente bien y mucho más sutilmente que yo.

Pero, ¿por qué sorprende The host? Sorprende, porque es una película de un monstruo monstruoso que no va de un monstruo. Sorprende porque se pueden ver muchos toques de un humor, que no voy a atreverme a clasificar. Sorprende por los personajes y por la actuación de los actores. Sí, siempre parece que hay algo raro en las reacciones y la manera de actuar de los personajes de las películas orientales, pero digo yo que a ellos les debe pasar lo mismo con las nuestras.

Conclusión: Película para aquell@s a l@s que les guste experimentar, y que disfruten de darle unos palos al gobierno americano.

Nota: B