viernes, 3 de febrero de 2012

CINE: Le Havre

Conste que aquí se dan segundas oportunidades. Y para muestra un botón. Porque hace un tiempo suspendí muy duramente al señor Kaurismäki. Y quizás fue culpa mía. Quizás no comprendí alguna cosa.

En fin, por suerte, la pasada semana fui a ver su nueva película. Le Havre es una alegoría a la bondad humana. Presenta buenas personas haciendo lo que deben y lo que sienten. Fantástico.

No discutiré las interpretaciones de los actores porque entiendo que es un lenguaje diferente el que utiliza el bueno de Aki. Es curioso ver lo neutras que son todas las actuaciones: No cambian de expresión. No hay una sola sonrisa, ni una lágrima, nada. Todo esto lo añade el espectador.

En fin, una película que explica una pequeña historia en tono esperanzador para la humanidad.

Conclusión: El karma quizás exista

Nota: B (mucho mejor, señor Kaurismäki)

2 comentarios:

Don Luis dijo...

Otro punto interesante a reseñar es la ascendencia visual que mantiene sobre el film la pintura positivista americana de principio del siglo XX, concretamente la figura de Hopper y su uso del color y tratamiento costumbrista de "la situación" se hace presente en numerosos planos del mismo.
Y también cabe destacar que no sale ni una puñetera teta.

Daniel Riera dijo...

:) No me había fijado de lo primero, pero sí de lo segundo.