lunes, 26 de septiembre de 2011

¿Cualquier tiempo pasado fue mejor?

Estoy estos días viendo la charla de Emilio Duró (dura una hora y media) sobre sobre el Optimismo y la Ilusión que hizo en el VI Congreso de Comercio Gallego. Es una persona peculiar. Una persona que se ha bajado de esta espiral en la que estamos todos metidos y que llamamos "vida". Ahora que lo escribo, realmente, lo encuentro paradójico. ¿Vida?

Emilio ha estudiado en los últimos años qué es lo que lleva unas personas al éxito y otras al fracaso. Aunque a nosotros nos parezca que lo más importante son características como la inteligencia, la capacidad de comunicación o de trabajo en equipo, etc. la conclusión que nos presenta es muy diferente. Lo que principalmente nos hace triunfar es el optimismo y la ilusión (evidentemente, combinados con otras habilidades). De hecho, Emilio llega a aconsejarnos que nos apartemos de la gente negativa, de la gente que sólo ve peligros en la vida. Como bien dice, "la mala suerte se pega".

Reflexionando sobre el tema pensaba en esa gente que siempre dice "cualquier tiempo pasado fue mejor". Realmente, hay pocas frases más negativas que esta. Si te la crees, mal vas. Incluso aunque Woody Allen, en su última película (Midnight in Paris), nos quiera convencer de lo contrario con sus personajes enamorados siempre de tiempos pretéritos o más pretéritos aun.

Hace unas semanas, justo acabadas las vacaciones, amaneció tapado y chispeaba un poco. Lo suficiente para que el suelo estuviese mojado. Decidí, de todos modos, que con cuidado, podría ir a trabajar en bicicleta, y así lo hice. A los tres minutos de salir de casa, ya había "besado el suelo". No me hice muchísimo daño, pero todavía me duele un poco la muñeca y tengo costras en las rodillas. Nada grave. Eso sí, pensando pensando, calculé de que debería hacer unos 20 años que no me caía yendo en bicicleta. Porque cuando somos pequeños, de vez en cuando,... o más bien, a menudo... nos tocaba pelarnos las rodillas. Y lo que nos pasa es que tendemos a recordar sólo lo bueno, y cosas como estas, las olvidamos. Y en el fondo, cualquier tiempo pasado no siempre fue mejor. Cualquier tiempo pasado es pasado y, para bien o para mal, no se puede volver a vivir.

Así  que señor@s, el pasado ahí está, y ya ha pasado; el futuro es el que cada uno se fabrica; y donde nos toca trabajar es en el presente: Así que, recuerden, no hay que buscar la felicidad. ¡Hay que vivirla! ;)

¡Sean felices hoy! Yo pienso serlo.

2 comentarios:

dguimarans dijo...

Estaba esperando a acabar de ver la conferencia para dejar un comentario. Una charla con conclusiones muy interesantes y sin tapujos. "Te esperan 40 años de soledad, viviendo con tu perro" es una realidad que muchas veces se intenta esconder y una de las muchas frases que dan que pensar.

Cualquier tiempo pasado es pasado, pero a veces cuesta tanto no mirarlo con nostalgia...

albatros dijo...

:) Sí, se puede mirar al pasado, pero sin dejar de disfrutar lo que tenemos, no sea que mañana lo añoremos. ;)