martes, 3 de abril de 2007

LIBRO: A Short History of Tractors in Ukrainian


En mi última visita a Londres, como siempre, me di un paseo por Charing Cross Road, para ver esas enormes librerías que tanto echo de menos. Siempre que voy por allí de viaje, me traigo dos o tres libros, normalmente lo último de Chuck Palahniuk, al que sigo desde Fight club (aunque debo reconocer que me cuesta horrores, a veces, entenderlo).

Esta vez me llamó la atención la ópera prima de una escritora ucraniana, Marina Lewycka, no porque yo sea expert@ en descubrir nuev@s escritores, sino porque estaba entre los más vendidos en todas las librerías. En fin, lo compré, por probar.

El libro narra la historia de una familia ucraniana, emigrada a Inglaterra tras la segunda guerra mundial. La relación entre las dos hijas ha ido empeorando con el tiempo, hasta que tras la muerte de la madre, se ven obligadas a re-atar lazos contra un enemigo común: la joven ucraniana (rubia de grandes pechos (perdón)) de la que se ha enamorado su padre.

Es un libro ligero, entretenido y con toques de humor sutiles y bien buscados. Los personajes están muy bien perfilados y se hace fácil comprender sus puntos de vista. Lo mejor, en mi opinión, algunas conversaciones telefónicas entre los protagonistas y los contrastes que subralla la autora sobre lo que piensan y dicen en cada momento.

Conclusión: Hay que cuidar a la gente mayor, sobre todo si están solos. No les perdamos de vista, que puede ser peor.

Nota: A (léanlo y no se arrepentirán)

7 comentarios:

SinTildes dijo...

Sinceramente, creo que es tan dificil encontrar un buen libro como que éste les guste a los demas. Particularmente, no suelo recomendar libros a nadie. Efectivamente, aunque no he leido el libro reseñado, me permito el lujo de discrepar de la nota. Probablemente, como asiduo visitante de las estanterias adecuadas, acabe leyendolo.

La Revolución dijo...

Y este ha de ser mi relevo..

Como último consejo profesional le recomendaría quizá rebautizarse como "Adverbio". (Aunque he de confesar que en un principio le hacía más "Esponja" o incluso "Lamprea".)

"Adverbio" porque comienza cada una de sus frases con formas provenientes de un ablativo absoluto.
Porque etimológica-mente es cierto que anda por "delante" de la "palabra", tal vez precisa-mente por ello se le haga tan difícil hacerse con ella(recordemos aquí alguno de sus hitos gramaticales como "tarGeta").

Y atendiendo ya al contenido de sus comentarios, definitiva-mente porque "adverbio" leído al revés es "obviedad".

procsilas dijo...

me lo A-punto!!!

Anónimo dijo...

Apreciado La Revolución:

Pese a que no veo necesario explicarme, si que recuerdo haber tenido una conversación con usted acerca del abuso de los adverbios hace ya bastante tiempo. Pero espero coincida conmigo, aunque el uso de adverbios sea lo más fácil, nada quita que no pueda emplearse como recurso válido si se usa de forma consciente.

Y desde aquí le pido por favor que no marche. Siempre es interesante contar con una opinión elevada que nos recuerde a cada uno dónde estamos y cual es nuestro lugar.

La Revolución dijo...

Pretendo nunca entrar al trapo.

De hecho de niño, en el colegio, prefería ser quien aguantara el pañuelo mientras los dos equipos enfrentados corrían hacia él.
Es un rol que se adapta mejor a mi forma de verlo todo.

Pero en este caso creo que es obligado hacer una excepción y dar un paso.

Alguien utilizó mi seudónimo para "ridiculizarme" y "despedirme" de este blog.
Algo que no me entretuvo, así que tampoco me llamó excesivamente la atención.

Ahora lo vuelve a utilizar aquí para "castigar" a un miembro de este canal al que alguna vez yo me referí.

Pues bien, esto sí que me ha obligado a "hacer aprecio", ya que considero la crítica y el modo de hacerla como una parte muy personal de la conciencia humana.
En este caso de mi conciencia.

No diré que me siento violado en mi intimidad (se precisaría de algún tipo de potencia para conseguir eso), pero sí que me molesta el mal gusto del que hace uso el susodicho "usurpador" (del cual la verdadera identidad sí que me trae sin cuidado).
Él es quien debería tener más cuidado con la mía.
Como digo no tengo nada contra el humor, y sí contra el insulto chabacano y cobarde, más cuando se parapeta en mi manifiesta tendencia a "valorar".

Creo que vd sr albatros, ya que parece un hombre ecuánime e incluso reparte tarjetas con rigor, debería hacer algo al respecto.

En cuanto a mí seguiré evidentemente pasándome por este blog cuando me venga en gana, ya que es en muchas ocasiones de mi interés.

En fin, espero que se restablezca un poco de orden en el patio y que los niños chicos acaben su media hora boba rápido para que los adultos podamos salir a hacernos un pitillo.

Esta es toda la fama que le conseguiré sr falso. Evidentemente puede continuar a discreción con su mascarada.
Espero que se divierta tanto al menos como yo le ignoraré.

Ahora ya para los adultos, "A Short History of Tractors in Ukrainian" es uno de esos libros que me han regalado que corrían el riesgo de no abrirse jamás. Gracias a vd cumplirá su vocación durante estas fiestas sr albatros.

Un saludo.

tontito dijo...

Pues yo creo que el compañero, por más que tengas tú claro cuál es su lugar(elevado), no intentaba recordarte cuál era el tuyo o dónde estabas.
Más bien parecía interesado en pitorrearse.

Releyendo ahora su comentario, parece como si se mondara de tu sintaxis gramatical en general.
Y da toda la impresión-también-de que se tronchara de tu ortografía muy en particular(te atas la manta a la cabeza, te decides a poner tildes... y en diez líneas contadas te olvidas dos!).

Vamos, que a mí esa sensación me ha dado. Pero igual lo que va es de sobrao. Que ya los hay, ya.

albatros dijo...

Bueno señor@s, se acabó. Yo he venido aquí a hablar de mi libro. ¡De nada más! Punto.