martes, 5 de febrero de 2008

CINE: Los crímenes de Oxford


Aunque fui a verla hace ya unos días, permítanme contarles lo que opino. Primeramente, reconozco que esta película tenía todos los números para gustarme. Me gustan los thrillers. Me gustan las películas "españolas". Me suelen gustar los thrillers españoles. Me hacen gracia las, bueno, algunas películas de Álex de la Iglesia. Especialmente, Acción mutante, La comunidad y, cómo no, El día de la bestia. Alguna más, quizás, pero otras me parecen prescindibles.

Por si fuera poco, en esta película, Álex utiliza las matemáticas para jugar con nosotros. Sí, porque parece que los protagonistas están bastante preparados en el tema. Así, con la excusa de un grupo de asesinatos, nos presenta una serie en la que debemos ser capaces de acertar el siguiente elemento, para adelantarnos al asesino. No voy a hacer ningún comentario sobre la serie. Me muerdo la lengua... En fin, ¿sorprende o no sorprende? Bueno, a mí, me sorprendió el final, que creo que es el objetivo principal (que no el único) de un thriller. No es una obra maestra, ni siquiera una gran película, pero no aburre y no es pretenciosa, creo.

Me gusta cómo trabaja Elijah Wood, aunque le queda mucho para alcanzar a John Hurt. Y por si fuese poco ahí tenemos a Leonor Watling, para mi, un bellezón, a la que no le falta de nada (no como a algunas modelos, actrices e incluso princesas). Claro que esa es mi opinión.


Conclusión: Todo se puede modelar a partir de las matemáticas. ¿O nada?

Nota: B

4 comentarios:

Un samurai cualquiera dijo...

Si bien no podemos decir que Leonor Watling esté buenorra, si que es altamente follable.

Son eass coass que tineen las mjueres y que ttano rseptean los smuraias.

albatros dijo...

Se agradece su oriental sutileza, señor samurai.

El Samurai Entiende dijo...

La matemática y la palabra y la realidad son lo mismo pero sólo si te das cuenta. Que no es poco.

Y dicho esto, me voy a echar una siesta.

albatros dijo...

En la película ponen en duda su afirmación, señor Entiende. Yo, estoy de acuerdo con usted.