jueves, 7 de febrero de 2008

Musicspam

Permítanme un pequeño comentario. Supongo que se han fijado, pero por si acaso, denuncio. Lo tienen en común grandes almacenes, gimnasios, teléfonos de atención al cliente, etc. Es la música gratuita. Perdón, la música obligatoria, porque nadie la escoge, pero está ahí. Siempre está ahí.

Así, hasta hace poco, quedaban algunos sitios donde aun se podía no oír música. Pero claro, los diseñadores de teléfonos móviles, en su afán por hacer teléfonos móviles con: juegos, cámara, conexión a internet, reproductor de MP3, televisión, radio, orinal,... se han hecho una brillante pregunta: ¿Por qué los teléfonos móviles permiten escuchar música sólo al propietario cuando hoy en día se puede incluir unos fantásticos altavoces para que lo escuchen todas las personas en un radio de 30 metros? ¡Bravo!, por fin tenemos el teléfono-mini-cadena. Y desde que existe, los horteras que antaño se acercaban a la playa con su radiocasete han vuelto. El problema es que ya no están sólo en las playas, sino también en el metro, en la consulta del médico, en el autobús, en el ascensor,...

En fin, un amigo decía que aquí la música estaba enlatada, mientras que en Brasil, la música está en la calle. Pues bien, estará contento mi amigo, porque gracias a la nueva generación de móviles y de horteras, la música ya está en la calle.

8 comentarios:

un amigo dijo...

Ah, coño! Tú eres el del Airbus!

albatros dijo...

Ja ja ja, efectivamente!!! :_D

El Samurai Entiende dijo...

Yo les pondría un canon.

En la sieñ.

albatros dijo...

:D

Señor Entiende, yo no soy de esos que va diciendo lo que usted propone (aunque lo piense). Pero ahí queda.

AhSe dijo...

Se puede escuchar tambien musica rusa? Sino, es que no valen para nada!

albatros dijo...

:)

Rusa no se, pero china seguro, porque el otro día tuve que aguantar cuatro paradas de metro delante de un chino de unos 50 años compartiendo su oriental musiquita. :(

TinkerBells dijo...

Sr. Albatros, hace ya muchos años que en esta ciudad se disfruta de la música semi-enlatada, es decir, aquellos coches que ponen la música a todo volumen, con unos megabafles que den moviento al vehículo y, por si no tenemos suficiente, abramos bien las ventanillas que es de buen samaritano compartir (de ahí el semi-enlatado).
Anteayer pensé en este blog y, concretamente, en esta entrada, porque en la plaza de la catedral, otro buen samaritano llevaba su htc touch en mano, su mejor selección musical y el volumen, nuevamente al máximo para que los que allí estábamos pudiéramos disfrutar.
No sé si es una promoción de valores como "compartir con el prójimo", si es una necesidad de mostrar que tienen un chisme que emite sonidos, si es que se sienten más en la onda de la moda, si es que quieren dar la nota o simplemente es una falta de óxigeno....

Me estoy planteando bajarme los mejores éxitos de MariTrini y Luís Aguilé para en situaciones como las descritas, compartir con ellos mi música.

albatros dijo...

Me gusta la idea Tinkerbells. Compremos todos un móvil-radio de estos y bajémonos todos los temas de MariTrini y Luis Aguilé. De hecho, permíteme que añada al Fari, que también puede hacer las delicias de la gente.

La cosa está mu malamente...