sábado, 21 de junio de 2008

CINE: Indiana Jones y el reino de la calavera de cristal


Ya estamos en el mismo punto que siempre. Si esperas algo, no necesariamente mucho, de una película, normalmente te defrauda. No es que esperase mucho de ésta porque ya me la habían desrecomendado. Simplemente es que no se puede jugar con los mitos. Porque una trilogía es una trilogía. Y porque Indiana Jones es Indiana Jones. Señor Spielverg, hay que saber retirarse a tiempo. Porque usted ha demostrado que puede hacer buenas películas y ganar mucho dinero sin manchar su currículo.

Y por todo esto, hoy, y sólo hoy, voy a hacer un spoiler. Así que si todavia tienen ilusión por ver la película, no sigan leyendo.

En primer lugar, aunque en este tipo de películas se den siempre cosas inverosímiles, y los espectadores hagan actos de fe, aquí, Steven se pasa. Porque salvar a Indy de una explosión nuclear (hongo incluído) metiéndolo en una nevera sobrepasa cualquier límite. Te hace sentir tonto. Y por si esto fuese poco, la película, globalmente parece un capítulo de Expediente X, sin ser de los mejores.

Así, si bien entretiene, te deja con un sabor de boca de juguete roto. Por lo tanto, ustedes verán.

Conclusión: ¡Que no os embauquen!

Nota: C- (lo siento pero esto no se hace)

3 comentarios:

redhan dijo...

SpielVerg?

albatros dijo...

Sí, ha bajado de nivel y ¿qué mejor manera que bajarle de 'b' a 'v' su apellido?

En fin, una excusa tan buena como la película, ¿no? ;)

procsilas dijo...

coincideixo plenament, però no és tan mala...