viernes, 20 de febrero de 2009

Pequeñas historias III

Esta mañana iba al trabajo, cuando cruzándome con una madre que llevaba a su hijo de no más de cinco años a la escuela, oigo al menor preguntando:
"¿Por qué hay árboles?"

Y no se por qué, pero he visionado al hijo de ese hijo, de aquí a 30 años preguntándole a su padre:
"¿Por qué no hay árboles?"

En fin, cambios generacionales, supongo.

2 comentarios:

arya dijo...

espero que la pregunta del nieto no sea : abuelito, ¿qué son los árboles?

albatros dijo...

:(

Si no lo remediamos creo que...