lunes, 2 de enero de 2012

La crisis y la madre que la parió

En catalán hay una expresión que me gusta mucho: "la mare dels ous". Ésta indica que se está hablando sobre el origen último (o primero) de algo. En esta entrada me gustaría reflexionar un poco sobre el origen de la crisis. Porque los seres humanos tenemos esa capacidad para ver siempre la paja en el ojo ajeno y no la viga en el nuestro.

Yo creo que la crisis se basa en dos hechos:
  1. No nos creemos que tenemos el poder: Hace un tiempo decíamos que los políticos hacían lo que querían y que era muy difícil cambiarlo. Luego dijimos que los bancos tenían el dinero y que, claro, ya ni cambiando a los políticos podíamos cambiar la realidad. Ahora decimos que las grandes empresas son las que dominan hasta la política. Pero, ¿es eso cierto?
  2. En general, somos egoístas por naturaleza: Por desgracia, pensamos demasiado en nosotros mismos y olvidamos "el bien común" y el futuro. Somos cortos de mira.
Y estas dos cosas nos llevan a quejarnos de lo que hacen los banqueros y políticos (básicamente, ROBAR) cuando las cosas no nos van bien. Recordemos que hace dos años o tres o cuatro o... los políticos y los banqueros hacían exactamente lo mismo. Cobraban lo mismo. Pero nosotros estábamos demasiado preocupados por otras cosas. Nos daba igual. Ahora ya no, claro. Ha llegado la crisis y ellos se salvan: de la misma manera que antes, pero añadiendo un pronombre al verbo: ROBÁNDONOS. Bueno, de hecho, esto ya lo hacían, pero a nosotros nos daba igual. Nosotros estábamos preocupados por comprar pisos que a la larga difícilmente podríamos pagar (eso se llama IRRESPONSABILIDAD); dejar de estudiar a los 16 para cobrar 3000 euros al mes, de los cuales 2000 euros eran libres de impuestos o "en B" (eso también es ROBAR, a menor escala, pero lo es) y gastarlo en coches tuneados carísimos; bajarnos música y películas piratas por Internet (esto también es ROBAR, ¿no?); dejar de comprar en las tiendas del barrio porque en los grandes supermercados y en IKEA todo es más barato (eso no es ilegal pero es una IMPRUDENCIA terrible que ha hundido a muchas familias. Sí, sí, a nuestros vecinos), y sobre todo pasar horas delante de la televisión viendo gritarse a la Belén Esteban o a los forofos (que no periodistas) de algunos programas de fútbol (esto tampoco es ilegal, es IDIOTIZACIÓN ACEPTADA, que es peor).

Este era el plan de banqueros, políticos y poseedores de las grandes empresas internacionales. Y debemos reconocer que nos ha gustado, lo hemos aceptado y lo hemos llevado a cabo a la perfección. En estos momentos tenemos pisos que no podemos pagar, un nivel cultural terrible y una educación que nos lleva a que ahora todo el mundo tenga que reciclarse. Y además, no tenemos ni un p... duro. O euro. O lo que venga.

Y ¿qué es lo peor de todo esto? Que utilizando el hecho numero 2 indicado más arriba (EGOÍSMO) busquemos las excusas perfectas: La culpa es de banqueros y políticos. Y efectivamente, así es. Ellos han robado y mentido más que nadie. Pero no han sido los únicos.

Ahora, un poco de historia (a algunos les vendrá bien): Francia, 1789. Supongo que a algunos les suena: La revolución francesa. Ellos tampoco podían hacer nada, ¿no? Estaban oprimidos. Más que nosotros. Pues explicádselo a los que mandaban por allí en aquella época. Bueno, esta es una opción extrema, aunque supongo (y espero) que no es una opción que estemos dispuestos a llevar adelante.

Y aquí es donde surge el hecho número 1: Nos creemos que no podemos hacer nada. Las revoluciones ya no están de moda (a parte de la primavera árabe, claro) y las guillotinas están ya demasiado oxidadas. Pero entonces, ¿no tenemos ningún poder? ¡Va!, hombre. Tenemos todo el poder (PODER ABSOLUTO). La cuestión es si estamos dispuestos a utilizarlo. Seguro que tenemos ideas para hacerlo. La solución no es votar (en España) a un partido que ha participado (muy) activamente de la situación actual. Un partido (que, como los otros) ha robado allí donde ha gobernado (quizás no en todos los sitios. Alguien honrado debe quedar). La solución va más allá. Yo veo soluciones, pero cuando alguien levanta la voz, le siguen cuatro.

Seguimos teniendo nuestro dinero en sus bancos.

Seguimos votando sus partidos.

Seguimos comprando sus productos.

Seguimos viendo sus programas de televisión.

¿De qué nos quejamos?, entonces. Por ahora, no hemos cambiado nada. Bueno, sí, ahora nos quejamos.

Ahora, ya empezamos a saber quiénes tienen todos los huevos, pero ¿Quién es la madre de los huevos?

P.D. Y ahora me voy a ver Insisde job, recomendada por @oscar_m para ponerme de más mala leche.
NOTA final: Por si a alguien no le ha quedado claro, no estoy librando a políticos, banqueros y grandes empresas de su culpa. Pero reflexionemos, ¡leñe!

7 comentarios:

Oscar Martínez dijo...

Es un buen planteamiento de partida. Pero insisto en varias cosas:
El poder ha conseguido hacernos creer que gran culpa de todo la tenemos nosotros, que nos lo merecemos.
Y es posible que tengamos una parte de culpa, pero ni mucho menos el efecto de la nuestra tiene que ver con el que ha autorizado para que los bancos especulen e intenten ganar dinero de manera adicta, el más por el más.
Hay paises qeu culturalmente las personas viven de manera más austera y nos les hacer falta cambiar de teléfono cada seis meses como pasa con más de uno (conste que no hago referencia al autor del blog).
Por otra parte estoy con la idea de que les seguimos votando:
En la actualidad hay partidos políticos que proponen alternativas, incluso economistas y pensadores que proponen alternativas (ver Navarro).
Pero ¿que sucede? que en este pais el partido que dice abiertamente que aumentará los impuestos no tiene capacidad de votantes.
Eso si, paralelamente miramos con deseos estados del bienestar más adelantados, como los paises del norte donde en general se sienten satisfechos de pagar el 50% de impuestos de rendimiento de trabajo (en las rentas altas/medias) porque saben que les sale a cuenta.
¿O es que no hemos tenido más de diez veces a conversación de... "pues en tal pais les subvencionan las guarderias, les pagan por actividades de tiempo libre a los niños, los padres tienen no se cuantos meses de baja por paternidad..."
Nos hace falta un sistema educativo potente para generar ciudadnos críticos. Y conste que yo siempre he dicho que somos unos privilegiados con el sistema educativo y sanitario (al menos hasta hace poco).
Bien, dejo algunas frases solamente y si hace falta ya diré algunas cosas más, que si no me enciendo...

Saludos,

Oscar

Daniel Riera dijo...

:) El problema es que andamos encendidos todos. :)

Totalmente de acuerdo, Óscar, en que intentan hacernos pensar que la culpa es sólo nuestra. Nada de eso. Ellos son los que han diseñado la estrategia. Yo me quejo de que nosotros parece que ni tengamos la intención de tirársela abajo. Y sólo hay que ver los resultados de las últimas elecciones a nivel español. Es cierto que hay partidos diferentes, como dices, pero somos tan burros que siguen ganando los mismos de siempre. ¿Cómo es posible?

No hemos creído que no podemos hacer nada. Y si es así, no vamos bien... :(

Don Luis dijo...

Me he perdido.

Porque las soluciones eran?

Daniel Riera dijo...

¿A parte de lo de la guillotina? :P

Lo primero, arreglar los dos puntos en los que creo que se basa la crisis: Nosotros tenemos el poder de cambiar el sistema y ser capaces de ver lo que nosotros hemos hecho mal. A partir de aquí, actuar con coherencia.

La gente ha demostrado que cuando se han unido contra una empresa o contra un gobierno, lo ha cambiado.

En el futuro, igual escribo una entrada con algunas de mis (terroríficas) ideas. ;)

Gloria Porno dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Don Luis dijo...

Acabáramos!

Pues no era tan complicao!!

Daniel Riera dijo...

Pues ale, ánimos y ¡a por ellos! ;P