domingo, 7 de enero de 2007

¿A cuánto va el crimen?

Aunque seguro que no es una gran película para los críticos, me gustó Minority Report. Esta propone un concepto que me parece interesante, para debatir luego toda la ética y poética que lo envuelve: el precrimen.

El protagonista, interpretado por Tom Cruise, es un policía futurista, que tiene una herramienta con la que puede preveer los crímenes. Sí, puede saber el nombre del criminal y el crimen que va a cometer, ¡antes de que se cometa! Gracias a esto, teóricamente se puede reducir el crimen a cero, ya que los precriminales son cazados por Cruise con las manos en la masa.

Una de las cuestiones centrales de la cinta es: si una persona todavía no ha cometido un crimen, ¿es ético juzgar a esa persona por dicho crimen? Yo no voy a dar mi opinión. Simplemente, me gustaría que nos diésemos cuenta que el precrimen se aplica en la actualidad. Sí, se nos aplica a todos nosotros, pero, con una sutil diferencia.

Cuando compramos un CD virgen, cuando pagamos nuestra conexión a Internet, cuando compramos un disco duro para nuestro ordenador, etc. pagamos un canon, que va a parar a la sociedad general de autores y editores de España (SGAE).

Ese canon es un castigo por que somos precriminales. Sí, ellos se adelantan y saben que esos CDs van a ser para copiar música/programas (ilegalmente) y esa conexión es para bajarse música/programas (ilegalmente). Lo único es que no va a venir Tom Cruise a detenernos. En vez de eso, nos cobran un canon. Un canon que nos da permiso a hacer cosas ilegales. Sí, sí, nos cobran, por que saben que vamos a utilizar todo esto para cometer un crimen. Nos venden un permiso para cometer ese crimen. Es curioso. Muy curioso.

Pero claro, esto me hace pensar: y si compro un cuchillo, ¿no debería pasar un par de días en la carcel? o quizas, debería pagar un canon. A ver, sólo por si acaso, ¡claro!

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Me voy a poner el traje de "abogado del diablo".

En realidad, a partir de la ley estrictamente, el canon compensatorio no està
justificado como un "precrimen" o como compensación a por la infracción de copyright(la "piratería" se hace con barcos). Se trata de una compensación por la copia privada, o sea, por el hecho de que una persona puede hacer N copias de un CD, para uso privado (nunca fines comerciales).

Este es el motivo real a nivel legal por el cual se implantó.

Ahora me quito el traje.

Evidentemente, todo esto convierte el canon en una injusticia aún peor. Si realmente se quiere cobrar por la posibilidad de copia privada, es evidente que la manera más ajustada de hacerlo sería gravar el CD original, no los CDs vírgenes.

A parte, aunque el término infracción de copyright no
se emplea para justificar el cánon a nivel legal, ello no impide que las sociedades de gestión vayan colando el término a la que pueden para hacerse las víctimas.

Pero, como todos ya sabemos, los sociedades de autores simplemente quieren ganar dinero a toda costa. Ojalá yo pudiera montar un modelo de negocio mediante el cual el Estado me permite cobrar impuestos por los productos que venden otros!! Que cada taxista cobre por cada coche vendido, por ejemplo.

En fin...

albatros dijo...

Claro, si la ley puede decir lo que quiera, y en este caso dice lo que le pide la SGAE que diga, pero TODOS sabemos que el canon no es para hacer copias privadas de CDs.

Porque según eso, tendrían que vender CDs vírgenes para hacer copias de seguridad (con canon) y CDs vírgenes para otras cosas (sin canon).

En fin, que una cosa es lo que dice la ley y otra cosa es lo que hay detrás de la ley, ¿no? Creo que eso lo vemos todos. ;)

redhan dijo...

Si es que ya se sabe...

El sueño americano: Fundar una pequeña empresa partiendo de la nada para acabar triunfando.

El sueño español: Vivir de subvenciones estatales o la recuadación encubierta de impuestos.